Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Barcelona será en 2024 la sede de la 37ª Copa América de Vela. Así se anunció ayer en la ciudad condal con una marcada presencia institucional.

La UTE integrada por Estudio 7 Soluciones Integrales SL y Proes Consultores SA ha recibido el

Concretamente Grant Dalton, CEO de Emirates Team New Zealand (ETNZ), equipo ganador de la última edición de la Copa América de Vela, celebrada en Auckland (Nueva Zelanda) en 2021, fue el encargado de hacer el anuncio, junto con Pere Aragonés, president de la Generalitat de Catalunya; Ada Colau, alcaldesa de Barcelona; Damià Calvet, presidente del Port de Barcelona y Aurora Catà, presidenta de Barcelona Global, Aurora Catà.

Asimismo, el Port de Barcelona celebró ayer por la tarde un acto en el que su presidente, Damià Calvet, confirmó que el enclave catalán “pone disposición de la Copa América de Vela sus instalaciones”.

Para ello, explicó Calvet, se retrasará el derribo del Imax para cuadrar las fechas con el calendario del evento deportivo, por lo que el proyecto arrancará tras la celebración de la 37ª Copa América de Vela.

De este modo, Calvet recordó que los equipos de la Copa América de Vela dispondrán de las “instalaciones abiertas a la ciudadanía desde donde podrán difundir el evento”.

Además del impacto económico que supondrá para la ciudad la celebración de un evento de esta magnitud, el presidente del Port hizo hincapié también en la importancia de la economía azul y destacó que el anuncio de la celebración de la 37ª Copa América de Vela en Barcelona coincide con el 30 aniversario de los Juegos Olímpicos en la ciudad, por lo que Barcelona será de nuevo “centro de un evento deportivo mundial”.

Por otra parte, Damià Calvet explicó que el enclave barcelonés “no tendrá que hacer ninguna infraestructura que comporte inversión extraordinaria”, por lo que, en consecuencia, “no se realizará ninguna inversión extra”.

“Se trata de un tema esencial para entender la sostenibilidad económica del evento y, en caso de realizar alguna inversión se hará para que sea perdurable en el tiempo”, incidió Calvet. De hecho, aseguró, “la organización sabe y conoce el compromiso del Port con la innovación y la sostenibilidad y lo han valorado muy positivamente”, del mismo modo que han hecho con la propuesta física de ubicación de las bases.

La propuesta presentada, y finalmente ganadora, destacó Calvet, es la de “poner todo el Port Vell a disposición de la Copa América”. Con ello el enclave pretende potenciar su imagen.

“El Port de Barcelona estará en el centro mundial de la actividad deportiva durante todo el mes de la regata y durante la preparación. Además, algunos concesionarios tienen relación directa con la náutica que utilizarán este evento para poder proyectar su actividad. Por lo que el retorno económico y reputacional y la mejora de los concesionarios serán los beneficio del Port”, concluyó Damià Calvet.

Impacto económico de hasta mil millones de dólares

La presidenta de Barcelona Global, Aurora Catà, destacó durante la presentación que Barcelona y la Copa América de Vela comparten los principales valores de inclusión, diversidad, sostenibilidad, creatividad e innovación.

“La asociación de la marca Barcelona con la Copa América de Vela es una demostración de todo lo que se puede conseguir con una colaboración público-privada. Estoy convencida de que esta unión será garantía de éxito en todos los aspectos: económico, social, organizativo y para el público”, afirmó Aurora Catà.

Las primeras estimaciones indican que la Copa América de Vela tendría en Barcelona un impacto económico entre 900 y 1.000 millones de dólares. La anterior competición, celebrada en Auckland (Nueva Zelanda), generó importantes beneficios económicos y culturales y atrajo a una audiencia mediática de hasta 940 millones espectadores.

La celebración de este prestigioso evento deportivo atraerá a unas 2.500 personas de los equipos deportivos y de organización, que pasarán muchos meses en la ciudad organizando la competición y equipos. Además de los equipos que compiten en la Copa América de Vela, por primera vez en la historia de esta competición, se celebrará también la regata de la Copa América Femenina, así como la popular regata de la Copa América Juvenil.

Paralelamente a la celebración del evento en Barcelona, ​la edición contará con el Proyecto Hidrógeno, centrado en el desarrollo de motores de hidrógeno para las embarcaciones de soporte.