La APV ha adjudicado la redacción del proyecto por un importe final de 220.979 euros.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

La empresa CPS Infraestructuras Movilidad y Medio Ambiente será la encargada de redactar el proyecto accesos a la nueva terminal pública de pasajeros en el puerto de Valencia, por un precio final de 220.979 euros.

Tal y como avanzó Diario del Puerto el pasado mes de enero, la Autoridad Portuaria de Valencia licitaba este servicio con el objetivo de avanzar hacia la puesta en marcha de la terminal, cuya construcción y gestión llevará a cabo Baleària. 

Los accesos se articularán a través de una glorieta elevada sobre la línea ferroviaria que une el muelle de Levante con el resto de la red ferroviaria portuaria. Dicha glorieta se conecta con diferentes ramales al viario exterior y a las diferentes zonas tanto de la terminal de pasaje existente como de la futura.

La Autoridad Portuaria de Valencia se ha fijado como máximo objetivo a la hora de diseñar estos accesos conseguir la mejor integración con los tinglados y producir el menor impacto visual posible. Por ello, el estudio debe contemplar una primera propuesta con terraplenes y otra con estructuras. En ese sentido, la propuesta con terraplenes persigue unificar la terminal de pasaje con la zona urbana, mientras que la solución con estructuras tiene como objetivo impactar lo mínimo visualmente, manteniendo separada la Marina de la zona portuaria. 

El otro gran foco de actuación es la rotonda que el puerto compartirá en el futuro con la ciudad. Por ello, CPS deberá tener en cuenta las necesidades de la Marina Sur y la zona de la Lonja de Pesca, el PAI del Grao, la remodelación del puente de Astilleros y las necesidades de la APV

 

Tráfico

A la hora de realizar el informe también deberá tomarse en consideración la propuesta de ordenación de tráfico de la Marina realizada por el ayuntamiento, así como la zona de oficinas de la compañía Boluda Corporación Marítima. Los futuros accesos también integrarán los puestos de trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como la entrada y salida a las oficinas de la APV y al recinto portuario.

Los accesos viarios, peatonales y ciclistas deberán salvar el ferrocarril, así como una carretera de un carril por sentido que permite la entrada y salida de camiones provenientes del Acceso Sur a la terminal actual de pasajeros.

La nueva terminal, un referente en materia de sostenibilidad

La Terminal Internacional de Pasajeros se ubicará entre el muelle de Poniente y el muelle del Espigón del Turia, en la zona anteriormente ocupada por el astillero de Unión Naval de Valencia, y ocupará unos 100.000 metros cuadrados. Su concesión se otorgará por un plazo de 35 años, prorrogables hasta un máximo de 50.

La nueva infraestructura será un referente de sostenibilidad. El 100% de la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de la terminal se producirá en las propias instalaciones y será de origen renovable, funcionará con cero emisiones contaminantes y apostará por la economía circular. Asimismo, reciclará el 100% de los residuos que genere en una planta de biometano que se construirá expresamente para este fin, y tratará los residuos de los buques y los propios del edificio para obtener biogás.

El proyecto apuesta por una notable reducción de ruidos ya que los muelles estarán equipados técnicamente para poder suministrar conexión eléctrica a los buques atracados, facilitando así parar sus motores durante sus escalas.

Entre otras novedades del proyecto, destacan el desarrollo previsto de un Centro de Innovación y Ecoeficiencia y un espacio para la dinamización cultural.