Compromís y Unidas Podemos piden que se paralice la Ampliación Norte y trasladar la ZAL
Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

Ambas formaciones políticas presentan una enmienda a la Proposición No de Ley presentada por el PP en el Pleno de Les Corts Valencianes sobre la Ampliación Norte del puerto de Valencia y el proyecto de la ZAL

Los grupos parlamentarios de Compromís y Unidas Podemos presentaron, con fecha 4 de mayo, una Enmienda de Modificación a la Mesa de las Cortes Valencianas en la que se aboga, entre otros puntos, por la paralización de la ampliación del Puerto y de Valencia y el traslado de la Zona de Actividades Logísticas.

El escrito, del que informó ayer diariodelpuerto.com, contempla distintas peticiones de traslado o eliminación de infraestructuras portuarias ya realizadas hace diez años en el caso de la ampliación del puerto y de más de 25 años en el caso de la ZAL.

La citada enmienda se presentó en el Pleno de Les Corts de ayer, en relación a la Proposición No de Ley presentada por la diputada del grupo parlamentario Popular, María José Catalá, “de tramitación especial de urgencia sobre la ampliación del puerto de Valencia y el desarrollo de la zona de actividades logísticas”.

 

Parar la ampliación

Entre otras demandas, Compromís y Unidas Podemos plantearon que las Cortes Valencianas trasladen a la Autoridad Portuaria de Valencia la “necesidad de paralizar el proceso de licitación del macroproyecto de ampliación del Puerto de Valencia tal y como está planteado en la actualidad”.

También piden que se solicite al MITMA que inste a la APV a elaborar un nuevo plan estratégico y que asuma “con carácter retroactivo, los costes económicos a los que está obligado el Puerto de Valencia para la regeneración de las playas del sur de Valencia afectadas por la actividad actual del Puerto”.

Asimismo exigen de ese Ministerio de Transporte “una planificación coordinada de los puertos de territorio valenciano para optimizar al máximo el conjunto de posibilidades que tienen”.

 

ZAL

La mencionada enmienda también insta al Consell “a dirigirse al SEPES (…) para plantear ubicaciones alternativas de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) a la actualmente proyectada en la Punta, en otros terrenos de su propiedad en el área metropolitana de Valencia, que permitan la ubicación de este polígono logístico sin una afectación ambiental y social como la que tiene la ubicación actualmente prevista”.

Con esta enmienda, los socios del gobierno de la Comunidad Valenciana dan un paso más en el enfrentamiento con el Puerto de Valencia, surgido precisamente cuando el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís) destacó el pasado martes que “este alcalde nunca ha estado en contra del proyecto de la Terminal Norte”, matizando, como ya informó Diario del Puerto, que debe hacerse con todos los informes ambientales a favor, tal y como establece la legislación actual.

En el debate en les Corts del día de ayer, tanto PSPV-PSOE como PP, insistieron, con cierta coincidencia, en la necesidad de coordinar progreso y medioambiente, defendiendo la ampliación. Compromís y Unidas Podemos volvieron a repetir el argumentario anti puerto, pero subiendo algo más el tono que en ocasiones anteriores. “No queremos una nueva DIA, sino un nuevo proyecto”, afirmaron.

 

La Ampliación Norte del puerto de Valencia volvió ayer al Pleno de Les Corts Valencianes.

Un debate parlamentario para reafirmar posiciones

A lo largo del debate que durante casi dos horas mantuvieron ayer los representantes de las fuerzas parlamentarias autonómicas acerca de la Ampliación Norte del Puerto de Valencia, no hubo ningún acercamiento de las posiciones que durante los últimos meses los partidos políticos han ido haciendo públicas sobre este tema.

El PP, por boca de María José Catalá, defendió el proyecto y aseguró que “se puede perfectamente conjugar el crecimiento económico con el cuidado del medio ambiente”, y recriminó a los miembros del Gobierno Valenciano no proponer “nada” sobre la regeneración de la costa. Definió el proyecto como “imprescindible”, reiteró la importancia de una inversión que generará “cientos de puestos de trabajo” y acusó a los socialistas de “ambigüedad” para no “soliviantar a sus socios”.

Sandra Martín, del PSPV, si bien calificó la nueva terminal como una “actuación estratégica”, demandó a la Autoridad Portuaria de Valencia “conseguir los más altos estándares de calidad ambiental”, y reconoció los “efecto significativos” del proyecto en el entorno.Las diputadas Estefanía Blanes (Compromís) y Papi Robles (Unidas Podemos) defendieron su enmienda, asegurando que el puerto todavía cuenta con capacidad de tráfico y criticando que la automatización hará perder puestos de trabajo, sobre todo en la estiba. Achacaron los altos niveles de contaminación de la ciudad a la actividad portuaria y criticaron que no hay proyectos para la promoción del transporte ferroviario. Con todo, ambas fuerzas demandaron una “nueva reorganización del puerto” y pidieron un “ferrocarril que no llega”. Aseguraron que el puerto “está destruyendo las playas del sur” y la Albufera y pidieron reorientar las inversiones del proyecto a la economía productiva.

Como colofón a este debate, la burocracia parlamentaria tuvo su protagonismo: un error en la presentación de la PNL llevó a los diputados autonómicos a debatir sobre una propuesta de junio de 2020, y no la presentada por el PP el pasado 16 de abril.