Antes del encuentro con los expertos, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha atendido brevemente a los medios de comunicación. Foto Loli Dolz.
Tiempo de lectura estimado: 8 minutos

El debate que el Ayuntamiento de Valencia ha instalado entre la sociedad valenciana respecto a la Terminal Norte del Puerto de Valencia, ha vivido esta mañana un nuevo episodio con la reunión del primer edil con un nutrido grupo de seleccionados expertos que trasladaron su visión profesional en relación a la afección del proyecto portuario sobre el entorno.

En líneas generales, ha trascendido que sigue existiendo desconocimiento, incluso entre los expertos, de lo que se está debatiendo ya que, en pocos casos, se ha matizado o reconocido que la Ampliación Norte está culminada desde 2012 y que el proyecto del que ahora se habla (la Terminal Norte de Contenedores) es una actuación interior, “que no causa ningún efecto sobre las playas más allá del que ya se estaba produciendo hasta ahora”, ha recordado José Serra, catedrático de Puertos y Costas.

Asimismo, cerrado ya el debate de la validez de la DIA de 2007 por el aval obtenido del informe jurídico-técnico de Puertos del Estado, se ha constatado un giro en las argumentaciones que derivan hacia un debate más amplio y global sobre el modelo de ciudad o la responsabilidad como colectivo ante la emergencia climática.

El alcalde ha dejado claro al final del encuentro que “tenemos un proyecto de ciudad y queremos ser coherentes e integrar la ampliación en este modelo»

También ha quedado en evidencia que “el puerto de Valencia no es el único actor que tiene influencia sobre las playas”, reconoció el propio alcalde y que quizás no es a la Autoridad Portuaria de Valencia a quien hay que dirigir todas las miradas y reclamaciones, sino que posiblemente conviene elevar las reivindicaciones hasta Costas o el Ministerio para que se produzcan inversiones reales y concretas para la vigilancia y la recuperación de las playas.

Unas playas que, según los expertos, están registrando retrocesos debido a múltiples factores, como es el caso de la falta de aporte de sedimentos por parte de los ríos, la masiva urbanización de las costas o el cambio climático.

Distorsión

También se ha intentado desmontar esta mañana el argumento de la generación de empleo y riqueza apelando al contenido de una nota de prensa emitida esta semana por el comité de empresa de CSP Iberian Valencia Terminal en el que aseguran que la Terminal Norte no va a generar el empleo anunciado.

El propio alcalde, sin matizar que esta empresa opera en libre competencia con MSC, que actualmente trabaja una buena parte de los tráficos de la naviera suiza en Valencia y que, por lo tanto, se verá afectada de alguna manera por la puesta en servicio de la terminal, ha confundido los roles y ha trasladado a los medios que se trata de la opinión de los estibadores, con los que quiere reunirse próximamente para escuchar su opinión.

Tampoco ha matizado que el colectivo estibador ha alcanzado un principio de acuerdo con la futura adjudicataria de la Terminal Norte que en ningún caso contempla la reducción de la mano de obra y sí la readaptación de las labores de estiba a las exigencias de las nuevas tecnologías de automatización.

 

 

El grupo de expertos con el alcalde, Joan Ribó, en el hemiciclo municipal. Foto Loli Dolz.

 

Diez expertos

En la parte superior de la imagen, desde la izquierda: Patricia Sala, consultora de la OIT; Josep Vicent Boira, catedrático de Geografía Humana y comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo; Pablo Vera, técnico de SEO BirdLife; Josep Pardo, catedrático de Ingeniería Cartográfica Geodesia y Fotogrametría. En la parte inferior: Pascual Pery, catedrático de Explotación de Puertos; Joan Ribó, alcalde de Valencia; Sergi Campillo, vicealcalde; Eulàlia Sanjaume, catedrática de Geografía Física; Vicent Esteban Chapapría, catedrático de Puertos y Costas y Josepa Cucó, catedrática de Antropología Social. También intervinieron por videoconferencia: Joan Romero, catedrático de Geografía Humana y José Serra, catedrático de Puertos y Costas.

Modelo de ciudad

Pese a la contraposición de criterios, el alcalde ha dejado claro al final del encuentro que “tenemos un proyecto de ciudad y queremos ser coherentes e integrar la ampliación en este modelo”, una opinión que deja la puerta abierta a que el debate discurra en el cauce del diálogo, el entendimiento y el análisis objetivo de los datos.

La próxima reunión de Ribó será con los alcaldes de la zona.

El encuentro de esta mañana ha sido de tipo expositivo, con lo que no ha sido posible el debate y la contraargumentación. Foto Loli Dolz.

Argumentos

La reunión celebrada esta mañana en el Ayuntamiento de Valencia ha sido un auténtico caudal de argumentos, datos, medias verdades e incluso falacias. El encuentro ha sido de tipo expositivo, por lo que no ha habido espacio para el debate. 

Algunas de las frases más relevantes escuchadas esta mañana, por orden de intervención, han sido las siguientes:

Pascual Pery, catedrático de Explotación de Puertos:

“Hace falta una DIA, porque la ley dice que los cambios también hay que someterlos a una declaración”.

“Es necesario hacer un análisis de Declaración de Impacto de Explotación del puerto. Valencia es una ciudad que tiene un puerto, no un puerto que tiene una ciudad”.

Joan Romero, catedrático de Geografía Humana:

“La Terminal Norte es mucho más que si se necesita o no una nueva DIA, que creo que sí”.

“Ninguna gran ciudad europea aprobaría un proyecto de esta envergadura, porque cuestiona directrices. Me sigue sorprendiendo”.

“Dado la automatización total de la nueva terminal, la generación de empleo solo se va a producir durante la fase constructiva”.

Eulàlia Sanjaume, catedrática de Geografía Física:

“El puerto parece más importante que el Parque Natural de la Albufera, cuyas playas están en peligro desde la última ampliación del puerto de Valencia”.

Josepa Cucó, catedrática de Antropología Social:

“Los poderes públicos están emparedados entre tendencias antagónicas y los ciudadanos y ciudadanas, que se han movilizado en contra de la voracidad ilimitada del puerto, de la degradación ambiental y paisajística y la degradación de sus vidas”.

Vicent E. Chapapría, catedrático de Puertos y Costas:

“El puerto de Valencia no solo es un elemento fundamental para el desarrollo de la sociedad, sino para el desarrollo del transporte y la economía en toda España”.

Hablamos de la Terminal Norte dentro de unas obras ya acabadas y sometidas a un plan de seguimiento. Estamos seguros de que no pueden tener efectos adicionales sobre las costas del sur o del norte”.

“Hay que esperar a tener el proyecto de ejecución y entonces podremos hacer otras valoraciones”.

“Es necesario medir científicamente para poder tomar decisiones. Y ahora estamos delante de una decisión muy importante para el que necesitamos informaciones precisas”.

José Serra, catedrático de Puertos y Costas:

“Los estudios de seguimiento de las obras de Ampliación (2008-2015) indican que no ha habido un incremento de la regresión de las playas del sur”.

“La culpa de la situación de las playas del sur es también del Ayuntamiento de Valencia, que promovió una edificación que acabó con el primer cordón dunar de El Saler”.

“La Terminal Norte no puede afectar de ninguna manera a las playas del sur, o mejor dicho, no va a sumar un efecto superior al que ya está teniendo”.

Josep Pardo, catedrático de Ingeniería Cartográfica:

“Necesitamos un debate multidisciplinar porque convergen circunstancias positivas y negativas con la Ampliación”.

“Las playas deben adquirir el papel que realmente tienen en nuestra sociedad y las inversiones que se hacen en ellas son ridículas”.

Josep V. Boira, catedrático de Geografía Humana:

“Sugiero que un tema como el acceso al puerto puede llegar a ser tan relevante como la ampliación”.

“Hay que apostar por un nuevo modelo de transporte”.

 

Patricia Sala, consultora de la OIT:

“Habría que destinar esos 1.000 millones de inversión pública a empleo verde o energías renovables”.

 

Pablo Vera, técnico de SEO BirdLife:

“Hay que evaluar bien los riesgos y los efectos sobre la biodiversidad”.