Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

La construcción de una lonja en el puerto fluvial de Deltebre (Baix Ebre) se hará para que los pescadores puedan realizar la subasta, la manipulación y la distribución del pescado dentro del mismo recinto portuario y, al mismo tiempo, dar mejor servicio a una flota de 15 embarcaciones de artes menores. El proyecto cuenta con un presupuesto de 700.000 euros y se prevé iniciar durante el mes de junio.

El proyecto prevé construir tres espacios diferenciados con un espacio para la recepción del pescado, la zona para la actividad de la subasta y los espacios anexos (cámara frigorífica, almacén de cajas y zona de manipulación y distribución del pescado), y un tercer espacio administrativo para las oficinas de la Cofradía y una sala de reuniones para la Cofradía. 

También se prevé hacer un circuito para que los visitantes puedan ver la subasta del pescado, ya que es un fuerte atractivo turístico.

«La lonja es una demanda del sector pesquero y desde Ports hemos hecho un esfuerzo para invertir 700.000 euros para que los pescadores puedan hacer la comercialización del pescado el puerto», ha explicado Joan Pere Gómez Comes, director general de Ports de la Generalitat de Catalunya.

«La Administración portuaria siempre está al lado de los pescadores y trabaja para darles el mejor servicio», ha añadido.

«Los pescadores de Deltebre están muy contentos con la licitación del proyecto para que la lonja pronto sea una realidad», ha destacado por su parte Pascual Chacon, secretario de la Cofradía de Pescadores de Deltebre. 

Chacon también ha tenido palabras de agradecimiento para el director de Ports de la Generalitat. «Agradecer al director de Ports su implicación, ilusión y esfuerzo para que a pesar de la situación actual ha trabajado para que el proyecto continuara adelante».

El nuevo equipamiento dispondrá de un bar-restaurante desde donde se podrá promocionar el turismo gastronómico, la cultura marinera y dar prestigio a la gastronomía catalana y la dieta mediterránea con el pescado de la costa, así como las vistas de la desembocadura de del Ebro.

El director de Ports ha puesto en valor que «el circuito para los visitantes y el bar-restaurante potenciarán el pescado de proximidad y el turismo con las vistas a la desembocadura del Ebro y la operativa de los pescadores».