Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

Culminada la expropiación de los terrenos de Peñarroya, cumpliendo con la resolución judicial de 2017, la Autoridad Portuaria de Cartagena (APC) viene obligada a adquirirlos con la consecuente demolición y descontaminación de los terrenos. 

Los terrenos de la antigua fundación de Peñarroya, ubicados cercanos a los muelles de Santa Lucía, han pasado a ser propiedad de la Autoridad Portuaria de Cartagena por un importe de 1,4 millones de euros tras la firma del acta de justiprecio de mutuo acuerdo que pone punto final al proceso de expropiación iniciado hace más de una década. 

A partir de este momento, y tras el fallo de la justicia, la APC deberá derribar los edificios declarados en ruina por el Ayuntamiento de Cartagena y a la descontaminación de la parcela tal y como lo estableció la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

El Plan de Acción Inmediata para la Recuperación Económica tras el Covid-19 contempla una partida específica para esta actuación con un presupuesto de 6 millones de euros, programada en dos fases y que dotará de suelo anexo a las dársenas, pero en ningún caso se contempla una ampliación del espacio utilizado para contenedores.

En una primera actuación se realizará la demolición de los edificios y la limpieza superficial de los materiales acopiados en el terreno.

En la segunda fase se procederá a la adecuación de la parcela para que pueda tener un uso productivo. Como paso previo a esta segunda fase, se realizarán nuevos estudios del terreno y una caracterización de los suelos contaminados a fin de determinar el tipo de actuaciones a realizar, siempre con la intención de darle utilidad como suelo industrial y logístico básico cercano a los muelles de Santa Lucía, a corto plazo y motivado por la demanda de empresas portuarias de suelo para almacenamiento y depósito de mercancías de tránsito desde la Región de Murcia a otros destinos nacionales e internacionales.

«Las actuaciones que se van a realizar en estos suelos va a suponer un beneficio para los cartageneros, sobre todo para los vecinos del barrio de Santa Lucía ya que son los que están más cercanos. De una vez por todas, se va descontaminan de metales pesados toda la zona correspondiente a la parcela y las consecuencias que puede tener para la salud son indudablemente beneficiosas tanto para los vecinos como para todos los deportistas que pasan a diario. Supone una gran carga económica para el puerto, pero lo beneficios hacia la ciudadanía lo compensa”, afirma la presidenta de la APC, Yolanda Muñoz.