La ampliación del edificio del Puesto de Inspección Fronteriza permitirá que el tráfico de contenedores siga creciendo.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao invertirá hasta 2024 más de 102 millones de euros, de los que 76 millones de euros se dedicarán a la conclusión del acceso ferroviario al puerto exterior en Cabo Prioriño, prevista para 2023 y que tiene prevista la instalación del ancho métrico y del ancho ibérico.

El presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, mantuvo una reunión de trabajo, mediante videoconferencia, con José Manuel Vilariño y Alejandro Rey, presidente y director, respectivamente, de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao en la que consensuaron el Plan de Empresa 2020-2024, período en que se invertirán más de 102 millones de euros.

La Autoridad Portuaria anunció que elaborará un nuevo plan estratégico en 2021, dada la progresiva desindustrialización a la que se ve abocada su área de influencia, en el que destacará el interés para el tráfico portuario del acondicionamiento del tramo ferroviario Ferrol-Betanzos, y las oportunidades ligadas a la nueva Estación Intermodal de Ferrol.

Respecto al tráfico portuario, Vilariño destacó las nuevas oportunidades que se abren, dado el calado del puerto, para la captación de tráfico en tránsito internacional de minerales y otros graneles.

 

Nuevo PIF 

Respecto a la mercancía general, desde junio de 2020, el puerto cuenta con una nueva línea de contenedores Ferrol-Gijón-Liverpool-Dublín. Con el objetivo de seguir creciendo en este segmento, la Autoridad Portuaria está trabajando en la consolidación de una tercera línea feeder con el sur de la península. En este sentido, se adjudicaron en agosto de 2020 las obras de la fase 2 del nuevo Puesto de Inspección (PIF) que finalizarán en 2021 y que son fundamentales para la consolidación de este tipo de tráficos.

En el ámbito de las relaciones puerto-ciudad, Puertos del Estado se encuentra tramitando un convenio de colaboración entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Ferrol para la cesión de los espacios situados en la Ensenada de A Malata que no tienen interés portuario y dónde se sitúan diversas instalaciones municipales.