El presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, Indalecio Seijo (derecha), mostró hace unos días a la conselleira del Mar de la Xunta de Galicia, Rosa Quintana, el avance de las obras del acceso ferroviario a Caneliñas.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao afrontará en los próximos años importantes inversiones que tendrán como protagonista principal ferrocarril. El Plan de Empresa 2020-2024 consensuado con Puertos del Estado prevé la inversión de más de 102 millones de euros, de los que 76 millones se destinarán a la finalización del acceso ferroviario al puerto exterior en Cabo Prioriño, prevista para 2022 y que contempla la instalación del ancho métrico y del ancho ibérico.

Actualmente, las obras del túnel de más de 5.500 metros entre A Graña y Caneliñas y que forma parte de los trabajos de la construcción del acceso ferroviario al puerto exterior, prosiguen su curso a buen ritmo y encaran ya sus últimas fases con la excavación de la parte restante en la zona de la Graña.

Hasta hace diez días se habían excavado más de 4.300 metros desde la frente del puerto exterior. En esta parte quedaban por trabajar unos 350 metros más y desde la zona de A Graña unos 850 metros. En este último tramo, los trabajos previos de preparación estaban muy avanzados, por lo que el comienzo de las labores de perforación del terreno están previstas para marzo. Además de esta actuación, la línea de acceso ferroviario incluye la futura construcción de un puente de unos 400 metros sobre la ría.

Estas obras son vitales para seguir adelante con el acceso ferroviario al puerto exterior de Ferrol, uno de los principales retos de la Autoridad Portuaria al tratarse de una infraestructura clave para la conectividad del muelle. Este acceso dotará al puerto de plena intermodalidad, lo que contribuirá a impulsar su operatividad y competitividad.

El nuevo acceso ferroviario dotará al puerto exterior de plena intermodalidad, lo que contribuirá a impulsar su operatividad y competitividad

Construcción de la red ferroviaria interna en Caneliñas en tres fases

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao licitó en septiembre los trabajos de la primera fase de la Red Ferroviaria Interna e Instalaciones de Intercambio Modal en el Puerto Exterior de Ferrol. Este proyecto, que supondrán una inversión global de 7,8 millones financiada a través de fondos CEF (Connecting Europe Facility) de la Unión Europea, cuando esté concluido permitirá a los diferentes operadores portuarios de Caneliñas disponer de una conexión avanzada con el acceso de la dársena a la línea convencional de tren que en estos momentos se encuentra en ejecución.
La primera fase, presupuestada en 4,8 millones, contempla la creación de dos ramales, el segundo de ellos completo  y que se extenderá desde la entrada al túnel del ferrocarril al puerto exterior hasta una playa de vías en el extremo oeste de la rada. Esta última infraestructura equipada con tres vías está también incluida en este arranque del proyecto enfocado a dar servicio a los operadores que se dedican al tráfico de mercancía general. Las obras disponen de un plazo de ejecución de cinco meses y medio.

Segunda y Tercera fase
La segunda  fase del proyecto, a la que destinarán 1,5 millones de euros, concluirá el otro ramal que comenzará a construirse durante esta primera fase y que transcurrirá en paralelo a la vía perimetral  y estará centrado en el tráfico de graneles, tanto líquidos como sólidos.
En la construcción de los dos ramales se dejará abierta la posibilidad de una futura adaptación al ancho internacional de vía, que es el que se está imponiendo en el tráfico de mercancías a nivel continental. Gracias a esta previsión, la adaptación se podría hacer en cuestión de pocos días en cuanto fuese requerida.
Por último, la tercera fase, dotada también con 1,5 millones, sería la encargada de urbanizar una zona de acopio en el frente de la playa de vías para permitir a los operadores estibar su mercancía antes de cargarla para salir por tren fuera de Galicia o después de descargarla de las vías del ferrocarril para su posterior envío por vía marítima a su destino.