El temporal Gloria del pasado mes de enero comprometió la estructura del espigón.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

Las obras de reparación del Espigón del Racó en Tarragona han terminado en casi la mitad de tiempo de lo que estaban previstas. Las tareas se habían planificado con una duración hasta finales de este mes de junio.

Una vez terminados los trabajos de aportación de escollera de entre 4 a 6 toneladas de peso por cada pieza, el espigón ya vuelve a tener su aspecto original de antes de las afectaciones del temporal Gloria del mes de enero.

El temporal se llevó los últimos 60 metros de espigón, dejando el resto en muy mal estado. Las tareas de reparación han consistido en realizar una aportación de 11.000 toneladas de escollera para reconstruir los últimos 60 metros del espigón que casi habían desaparecido. La sección donde se ha estado trabajando hace unos 12 metros de ancho y se ha reconstruido desde la cota -2 m bajo el nivel del mar hasta la cota +2 m.

También se ha aprovechado la aportación de escollera para reforzar algunos puntos del talud del espigón que también habían sido perjudicados por la acción del temporal. En total la longitud del espigón es de unos 220 metros de longitud.

En estos momentos, una vez finalizada la obra, se está reconstruyendo el muro mixto de hormigón y metálico que delimita el espacio de la cantera con la playa, que se demolió para poder acceder al espigón con la maquinaria y los materiales necesarios para su reparación.

 

Elemento clave

La importancia del Espigón del Racó radica en su tarea de contención de las arenas de la misma playa, su reparación es un elemento clave para mantener la aportación del 100.000 metros cúbicos de arena que el Puerto de Tarragona ha hecho en la playa de La Pineda.

La protección que hace el espigón de la misma playa de La Pineda, evitando que la arena se vaya en un momento muy importante para la temporada de verano que está a punto de empezar.