Plano del nuevo proyecto de la Ampliación Norte del Puerto de Valencia y su Terminal Norte de Contenedores. Abajo, a la derecha, la ampliación del dique de abrigo cuya construcción podría ser omitida.
Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

La Autoridad Portuaria de Valencia sigue empeñada en que el proyecto de la Ampliación Norte y de su Terminal de Contenedores siga adelante y que, además, lo haga incluso reduciendo su impacto por debajo de los límites que la Declaración de Impacto Ambiental de 2007 ya consideró tolerables.

En esta línea de trabajo, la entidad portuaria no está escatimando esfuerzos y se están sucediendo las reuniones, tanto con técnicos como con representantes de la empresa inicialmente seleccionada para la explotación de la terminal, para tratar de aportar nuevos argumentos y soluciones que puedan contribuir a minimizar el impacto de la infraestructura.

Así, tal y como adelantó diariodelpuerto.com el pasado sábado, dos de las alternativas que se están barajando en la redacción del proyecto constructivo pasarían por renunciar tanto a la prolongación del dique de abrigo como a la ampliación del dragado del canal de entrada a la terminal.

 

Dique de abrigo y canal

El proyecto original incluía la prolongación del dique de abrigo en 505 metros. Aunque la alineación de este dique no influye en su proyección sobre las playas del sur, los técnicos habrían considerado que su construcción no es estrictamente necesaria con el nuevo dibujo de la terminal.

Otras de las actuaciones de las que se podría prescindir es la ampliación del calado del canal de acceso a la nueva infraestructura tal y como está diseñado en el proyecto inicial de la ampliación. En la actualidad se están manteniendo reuniones con representantes de MSC para tratar de delimitar cuál será la dimensión máxima de los buques que operarán en la Terminal Norte de Contenedores del Puerto de Valencia. En función de esta información podría modificarse a la baja el dragado necesario del canal de acceso a la nueva infraestructura. Inicialmente, el material del dragado iba a ser reutilizado para el relleno de la nueva terminal. Si finalmente no se acomete esa ampliación tal y como estaba prevista, el material necesario para el relleno podría ser sustituido por aportes de cualquier otro lugar, procedente incluso del extranjero si fuera necesario.

 

Obras por cuenta de la APV

De la totalidad de las actuaciones para la puesta en servicio de la nueva terminal, la APV se encargará de todas las obras civiles de abrigo, atraque y amarre. Entre las obras principales incluidas en este capítulo figuran la prolongación del Dique del Este, el nuevo muelle de contenedores, los muelles auxiliares, los dragados del canal de acceso y de la dársena, los rellenos y consolidación de explanadas, la demolición parcial o total del contradique norte, el desmontaje de los actuales muelles de cruceros y la demolición de motas de cierre de los recintos para relleno existentes.

Estas obras supondrán una inversión máxima de 400 millones de euros, aunque es muy probable que pueda reducirse el importe total en función de las obras que finalmente se ejecuten.

EL DATO

400

El importe de las obras que la APV tiene que ejecutar en la Ampliación Norte asciende a 400 millones de euros, aunque se podrá reducir en función de las ejecuciones que se planteen en el proyecto constructivo.

A la espera de la respuesta del ministerio

Después de meses de una intensa dialéctica marcada por los intereses políticos, los grupos que se han manifestado abiertamente en contra de la Ampliación Norte del Puerto de Valencia han fiado su posicionamiento a la respuestas que los técnicos vayan a dar en relación a la validez de la DIA de 2007.

En el caso de Compromís, el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, ha matizado en más de un ocasión que quien debe pronunciarse al respecto es el Ministerio de Transición Ecológica, aunque nunca ha manifestado cuál será su postura si la respuesta de los técnicos es favorable a la Ampliación.

El Partido Socialista, por su parte, condiciona su posicionamiento a la respuesta de los técnicos del Ministerio de Fomento.

El propio presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, ha asegurado en más de una ocasión que, aunque considera que la DIA de 2007 sigue vigente, si desde el Ministerio se solicita la una nueva declaración, se hará exactamente lo que se solicite.

No obstante, el presidente de la APV ha recordado los resultados de los informes que el alcalde de Valencia solicitó a sus propios servicios técnicos.

Así, por ejemplo, el informe de Albufera y Playas del Sur reconoce que “la prolongación del dique no parece que vaya a generar una afección significativa de las playas del sur” y desconocen si el dragado tendrá su afección.

Informe de la comisión Ciutat-Port

La Comissió Ciutat-Port, integrada los colectivos Per l’Horta, Acció Ecologista-Agró, Ecologistas en Acción, Associació de Veïns i Veïnes de Natzaret y la Plataforma El Litoral per al Poble, presentó ayer los resultados de un informe elaborado por el catedrático emérito de Puertos de la Universidad Complutense de Madrid, Pascual Pery, en el que concluye que las obras de la Ampliación Norte deteriorarán las playas.

El catedrático sostiene que el proyecto de la Ampliación, sobre el que se hizo la DIA de 2007, ha sido modificado y que, por lo tanto, requiere la elaboración de una nueva declaración.

Uno de los principales argumentos de Pascual Pery es el impacto del dragado, que asegura que es 14 veces superior al estipulado en el proyecto al que la DIA dio el visto bueno. Concretamente, el informe asegura que los dragados suponen un incremento importante en la transformación de dichas playas al sur del Puerto de Valencia que incrementará los efectos perniciosos que éste viene causando desde su construcción al cortar el flujo de arena norte sur, reteniendo al norte las aportaciones que debían recargar estas playas”.