La nueva terminal se ubicará en las instalaciones de Unión Naval Levante sobre una superficie superior a los 100.000 metros cuadrados. Infografía: Ximo Lacámara.
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

La nueva terminal se ubicará en las instalaciones de Unión Naval Levante sobre una superficie superior a los 100.000 metros cuadrados. Infografía: Ximo Lacámara.

La Autoridad Portuaria de Valencia ha dado un paso más en la construcción y puesta en marcha de su nueva terminal integral de pasajeros. Tras la aprobación por parte del Consejo de Administración de los pliegos de condiciones de la infraestructura el pasado 20 de enero, ayer se publicaba en el Boletín Oficial del Estado el anuncio oficial, lo que supone el pistoletazo de salida en el proceso de adjudicación definitiva de la nueva terminal.

La futura terminal se ubicará en la explanada entre el Muelle de Poniente y el Muelle del Espigón del Turia, en la actualidad ocupada por Unión Naval de Valencia, con una superficie total de unos 100.000 metros cuadrados, e incluirá los accesos, una zona pública y la propia terminal. La concesión se otorgará por un plazo de 35 años con posibilidad de una prórroga hasta los 50 años. La presentación de propuestas finaliza el próximo 17 de abril a las 12 horas. La idea inicial de la Autoridad Portuaria de Valencia es que la nueva terminal esté operativa en el año 2024.

En los últimos años, el puerto de Valencia ha experimentado un moderado incremento en el tráfico de pasajeros, tanto de cruceros como de línea regular. Este crecimiento, sumado a la futura Terminal Norte, ha obligado a la APV a redibujar su planeamiento inicial de ubicar este tráfico en la zona de la Ampliación Norte para trasladarlo a una ubicación más cercana a la ciudad.

La terminal, que sumará su oferta a la que actualmente gestiona Trasmediterránea en sus instalaciones, tendrá una capacidad para unos 5.000 pasajeros al día y el concesionario se comprometerá a un tráfico mínimo de 160.000 pasajeros al año en línea regular.

Acuerdo
Si bien la APV y el Ayuntamiento de Valencia mantienen discrepancias en torno a la Terminal Norte, no es menos cierto que mantienen un alto grado de consenso en torno a la futura terminal integral de pasajeros. 

En el Consejo de Administración del pasado 20 de enero quedó patente esa sintonía con el acuerdo del Consejo a la hora de introducir las mejoras ambientales propuestas por el alcalde Joan Ribó, como aumentar la valoración de los elementos medioambientales al 20% o la obligatoriedad que el edificio disponga de placas solares, así como un número suficiente de puntos de recarga eléctrica.

Las ocho claves de la terminal

La APV ha establecido unos requisitos mínimos comunes que deberán contemplar todas las propuestas.

  1. La terminal, que contará con un calado de 12 metros, deberá disponer al menos de cuatro atraques. Uno de ellos deberá atender cruceros de 360 metros de eslora, y otro a buques de hasta 250 metros de longitud. Deberán estar equipados con red de suministro eléctrico.
  2. El licitador podrá proponer como máximo que la APV ejecute uno de los atraques, además del atraque del Espigón del Turia Norte.
  3. La terminal deberá ser capaz de acoger en una misma jornada dos buques de cruceros y dos buques tipo Ferry/Ro-Pax.
  4. La operativa de pasajeros en régimen de cruceros debe ser independiente de la operativa de los pasajeros en régimen de pasaje.
  5. La terminal deberá contar al menos con un edificio para la recepción de los pasajeros y para albergar los distintos controles de seguridad.
  6. El acceso de los pasajeros sin vehículo de la terminal a los distintos atraques se deberá realizar obligatoriamente a través de pasillos aislados.
  7. La terminal deberá contar con un parking de larga estancia de al menos 200 plazas, dotado de puntos de recarga para vehículos eléctricos.
  8. Todas las cubiertas y tejados deberán estar diseñadas para la instalación de placas solares fotovoltaicas.


Elementos con valor histórico

Elementos históricos a respetar por el futuro adjudicatario. Infografía: Ximo Lacámara.

Dentro de la concesión se encuentran elementos con valor histórico artístico que deberán ser respetados en la nueva ordenación del área.

  1. Dos grúas “cantilever”, que podrán ser colocadas en otra ubicación.
  2. Depósito de agua elevado.
  3. Subnave A de la Nave III. La Autoridad Portuaria de Valencia rehabilitará la estructura, las fachadas y las cubiertas de estas naves. El concesionario deberá acometer el resto de la reforma para su adecuación al nuevo uso previsto. El pliego establece que se deberá respetar la arquitectura de la nave, y en todo caso se deberá respetar la fachada oeste de esta edificación. Estas obras requerirán una inversión inicial estimada de unos cuatro millones de euros.

El pliego establece además que se podrá recortar la actual grada de construcción de buques con el objetivo de integrarla en la nueva ordenación.