Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

La construcción y puesta en marcha de la Terminal Norte de contenedores del puerto de Valencia va a suponer un incremento en el tráfico de contenedores vacíos y, consecuentemente, de las necesidades de espacio para su almacenamiento y mantenimiento, además de proporcionar un nuevo nicho para empleos

Según el reciente estudio elaborado por la Universidad Politécnica de Valencia sobre la repercusión de la Terminal Norte del puerto de Valencia, en la actualidad hay disponibles 54 hectáreas para el acopio de contenedores vacíos en Valencia, con una capacidad máxima de almacenamiento de 51.000 TEUs que se reparten entre los nueve depots existentes, de los cuales seis pertenecen a empresas que forman parte de la Asociación Española de Depósitos Reparadores de Contenedores (ARCE), y que engloban un 75% del espacio y ofrecen 39.000 TEUs de capacidad.

La previsión en el tráfico de contenedores vacíos marca una tendencia alcista, aunque moderada. En 2023, se prevé un trasiego de 0,9 millones de TEUs vacíos, una cifra que sube hasta los 0,96 millones de TEUs en 2025. En 2030 ya se espera llegar al millón de TEUs, mientras que en 2035 se rebasarían los 1,2 millones. En 2040 se superarían los 1,3 millones de TEUs, mientras que diez años después el movimiento de contenedores vacíos ya superaría con creces el millón y medio.

La inmensa mayoría de los contenedores que se gestionan en Valencia son de 20 y 40 pies. Hoy por hoy, se ha constatado un déficit de unidades de 20 pies, lo que implica una importación de vacíos de otros puertos que muchas veces son usados directamente para la carga desde la terminal marítima sin pasar por el depot. Por el contrario, se genera un superávit de contenedores de 40 pies que muchas veces debe ser reposicionado en otros puertos. Una vez usado y vacío, este tipo de contenedor regresa directamente a la terminal para embarcar hacia otro puerto.

ARCE Valencia,a favor de la nueva terminal

Desde el primer momento, ARCE Valencia ya ha dejado claro su posicionamiento a favor de desarrollar del proyecto de la Terminal Norte “sin lugar a dudas”. A mayor tráfico de contenedores, mayor volumen de actividad sobre los depots a medio plazo.
A corto plazo, el impacto será menor debido a que la mayor capacidad en las terminales tardará en cubrirse unos años. Sin embargo, desde la asociación recuerdan que algo similar sucedió con la construcción de la terminal en el Muelle Príncipe Felipe: “el tiempo ha demostrado que los depots han crecido mucho como consecuencia de dicha ampliación”.

El devenir de las terminales portuarias y el gigantismo de los buques ha provocado una evolución en el papel de los depots, que han pasado de estar centrados en dar valor añadido a la vida del contenedor, a tener ahora entre sus funciones principales ser válvulas de descongestión de las terminales.

Depots y Terminales, una relación que condiciona el espacio

Las tendencias de tráfico no bastan por sí solas para conocer la cantidad exacta de espacio requerido para el almacenamiento y reparación de contenedores vacíos. Hay que tener en cuenta el papel que juegan las terminales portuarias y el gigantismo cada vez más evidente de los buques.

Estas variables provocan un cambio en el papel que juegan los depots. Su aportación de valor añadido a la vida del contenedor se ve relegado a un segundo plano, para convertirse en “meras válvulas de descongestión de las terminales portuarias”, tal y como reconocen a Diario del Puerto fuentes del sector.

El estudio elaborado por la UPV establece que en un plazo de diez años se cubrirá la oferta de espacios actuales. En el año 2050, serán necesarias 90 hectáreas para acoger un total de 80.000 TEUs.

La inmersión en el mercado de los grandes megabuques también condiciona el papel de los depots. Un par de escalas de estos barcos en un corto período de tiempo puede provocar una situación puntual de congestión en las terminales, momento para el cual esos depots deben estar preparados.

En este contexto cambiante, es complicado poner encima de la mesa una cifra concreta tanto de espacio como de número de depósitos, ya que va a depender mucho de la capacidad operativa y de organización de las propias terminales. “En concreto, en Valencia todavía tenemos espacios, pero cuando coincide que alguna terminal se colapsa, nos colapsamos también nosotros”, reconocen fuentes de ARCE, que advierte que “ya estamos en saturación y necesitamos nuevos espacios para crecer”.


Corredor Sagunto-Valencia, ubicación ideal

En los próximos años, la conexión entre los puertos de Sagunto y Valencia será de suma importancia, un corredor que va a determinar el desarrollo y crecimiento de Valenciaport.
Por ello, la ubicación “ideal” para esos nuevos depots será “un punto intermedio entre ambos puertos, con buen enlace y acceso a la parte tanto terrestre como ferroviaria de ese corredor”, según ARCE.

Con todo, desde la asociación matizan que “todo dependerá de la oferta de superficies y del valor de las mismas” ya que el negocio de los depots “no puede permitirse pagar un precio alto de suelo”.

La ubicación ideal para los nuevos depots de contenedores será un punto intermedio en el Corredor Valencia-Sagunto, con enlaces tanto a la parte viaria como ferroviaria de ese corredor.