Al rescate de la Escalera Real del Puerto de Valencia

466
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Han tenido que pasar tres años para que el Ayuntamiento de Valencia recupere el interés por un bien cultural enterrado a los pies de la ciudad: la Escalera Real del Puerto de Valencia. Y lo hace después de que la Autoridad Portuaria de Valencia liderara la investigación que confirmó en 2017 su existencia, ubicación exacta y buen estado. Más vale tarde que nunca.

La Escalera Real del Puerto de Valencia data del siglo XVII y debe su nombre a la reina Isabel II que, en el 1858, decidía visitar la ciudad, entre otras cosas para conocer las obras que se estaban realizando en la dársena, y había que recibirla como se merecía, con una escalera adecuada para que descendiera de su medio de transporte, el barco “Francisco de Asís’”, de la mejor de las maneras. Y así se hizo.

Unos años antes, en concreto, el 17 de octubre de 1840, había descendido por ella la madre de ésta, Doña Cristina de Borbón Dos Sicilias, en su travesía al exilio, tras ceder la regencia que ejercía en nombre de su hija en favor del general Espartero.

La Escalera Real se embellecería aún más cuando, unos años más tarde, comenzó la construcción del Edificio del Reloj. Así en 1911 se instalaron dos farolas a ambos lados de la escalinata imagen que conservaría hasta la década de los 80, cuando fue cubierta con una losa de hormigón durante las obras de construcción de la Estación Marítima. Desde ese momento quedó oculta bajo el pantalán central de la dársena interior.

Ya en el siglo XXI hubo un conato de rescate cuando, con motivo de la celebración de la 32 edición de la America’s Cup, se realizaron varios estudios y proyectos técnicos que tuvieron presente restaurarla. El problema fue la premura con la que había que trabajar debido al evento deportivo. No daba tiempo a hacerlo, así que se dejó estar.

Interés de la APV

Finalmente, en noviembre de 2017, por encargo de la Autoridad Portuaria de Valencia se realizaron una serie de pruebas con georradar y catas arqueológicas en la zona “para conocer el estado de conservación, ubicación exacta de la Escalera y poder tener una primera aproximación presupuestaria (presupuesto estimado inicial de 1,5 millones de euros)”, explica a este Diario la Autoridad Portuaria de Valencia.

Entonces se constató el buen estado de conservación de la escalinata y Valenciaport mostró su interés por recuperarla. De hecho, el proyecto de recuperación fue una de las iniciativas de la APV presentadas en el marco de las primeras reuniones del Comité Asesor Puerto-Ciudad. “Y desde su inicio, la idea fue aceptada y aprobada por todos”, confirma la APV.

Valenciaport promovió una serie de estudios técnicos y un informe de viabilidad para la recuperación y rehabilitación de esta infraestructura histórica y en, julio del 2018, en la reunión del Comité Asesor Puerto –Ciudad, la APV aportó varios informes: uno sobre la situación y estado de la Escalera Real y otro histórico sobre la Escalera Real del Puerto de Valencia.

“En la misma sesión se comentó la oportunidad de que sea declarada Bien de Interés Local (BRL) y, posteriormente, Bien de Interés Cultural (BIC) para poder acceder a los fondos del 1,5% del Ministerio para la recuperación del Patrimonio”, detallan desde Valenciaport.

Desde septiembre de ese mismo año, la Autoridad Portuaria está en contacto con el Ayuntamiento para la tramitación como BRL de la Escalera Real. Trámite que sigue estando pendiente.

Tres años después

Ahora, el Ayuntamiento de Valencia ha pedido ya a la Autoridad Portuaria que proceda a la restauración de este espacio, llamado a convertirse en uno de los más visitados de la ciudad por el marco incomparable en el que quedará emplazado, y que confirmará, una vez más, que la integración de la ciudad con su puerto, con su mar, es posible.

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento aprobó por unanimidad, y a instancias del PP, solicitar a la Autoridad Portuaria la puesta en marcha del proyecto que anunció en 2017 tras localizar los restos de la misma. Se pide la ejecución del “proyecto de restauración de la Escalera Real y su cesión a la ciudad con el objeto de recuperar la imagen histórica de la dársena interior del Puerto y en cumplimiento de su compromiso adquirido con todos los valencianos”. Según la Comisión, “la recuperación de esta escalera mejorará la imagen histórica de la dársena del puerto de Valencia con una escalera construida a finales del siglo XVII”.

Buena idea pero…

La iniciativa ha llevado a que el Ayuntamiento de Valencia impulse la declaración de Bien de Relevancia Local para la Escalera Real, pero quedan más actuaciones pendientes de resolver.

Por un lado, según apuntan fuentes de Valenciaport, se debe culminar la tramitación para la declaración de BRL y valorar la opción de iniciar los trámites para que sea declarada BIC.

Por otro, parte de la escalera está ubicada en suelo incluido en la concesión del Consorcio por lo que “es necesario tramitar la autorización correspondiente para su recuperación” por parte del Puerto, ya que la Autoridad Portuaria no puede realizar inversiones en suelo ajeno.

Actualmente, expertos de la APV y el Ayuntamiento analizan la mejor estrategia para poder llevar a cabo el proyecto y establecer la hoja de ruta que lo hará posible.

Y finalmente, se debe iniciar la tramitación con el Ministerio para la obtención de una subvención, a través del fondo del 1,5% cultural, para la recuperación del Patrimonio.