Francesc Sánchez, director de la APV; y Aurelio Martínez, presidente de Valenciaport. Foto: RT.
Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

La Autoridad Portuaria de Valencia ya está a la espera de que Puertos del Estado remita su informe sobre la necesidad o no de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) sobre la Terminal Norte del Puerto de Valencia. A falta de 72 horas para que finalice el mes de marzo -fecha límite que se autoimpuso OPPE para trasmitir su resolución- el presidente de Valenciaport, Aurelio Martínez, se muestra “optimista” ante esa decisión del departamento que dirige Francisco Toledo.

“Estoy convencido que la semana que viene -por la actual- tendremos ya ese informe de Puertos del Estado”, aseguró Martínez el pasado viernes tras el Consejo de Administración de la APV. En ese sentido, y al hilo de esa resolución, el presidente de Valenciaport afirmó que “seremos escrupulosos con todo lo que nos dicte Puertos del Estado”, algo que refrendó el director general de la APV, Francesc Sánchez, al asegurar que “ningún Consejo de Administración tomaría una resolución contraria a un informe de Puertos del Estado”.

Según la respuesta de OPPE, el camino a recorrer por la APV y TiL es diferente. De no ser necesaria la DIA, el informe se remitiría al Grupo MSC para su análisis. Posteriormente, el proyecto se elevaría al Consejo de Administración de la APV para su adjudicación definitiva. En este punto, cabe la posibilidad de que se presenten recursos contra esa decisión, lo que volvería abrir dos nuevos escenarios siempre en función de si los demandantes solicitaran la paralización cautelar del proceso y de la posterior decisión del órgano judicial correspondiente. Al respecto, Aurelio Martínez se mostró “convencido” de que esos recursos llegarán.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia se mostró “optimista” en cuanto a la resolución de Puertos del Estado acerca de la necesidad de una nueva DIA 

DIA

¿Y si Puertos del Estado cree necesaria la DIA? El presidente de Valenciaport aseguró que “haremos lo que nos indiquen los órganos competentes”. En ese caso, Martínez afirmó que “esto no significa que la terminal no se haga, sino simplemente se retrasará, sea TiL la empresa interesada o sea otra”.

Y es que Aurelio Martínez aseguró que la posición geoestratégica de Valencia y los bajos índices tanto de tiempos de espera como de actividad “hacen atractivo al puerto de Valencia”, y recordó la gran influencia de la dársena valenciana tanto para la economía de la Comunitat Valenciana como para la del conjunto de España.

“No hacer la terminal perjudicaría a las empresas exportadoras e importadoras”

Aurelio Martínez volvió a incidir en las consecuencias que tendría no hacer la Terminal Norte. “El puerto no sería el perjudicado, sino las empresas exportadoras e importadoras, que perderían una herramienta de competitividad”, aseguró. En ese sentido, “no estar preparados para atender a los grandes buques haría que perdiéramos conectividad. Seríamos más caros al necesitar más servicios feeder, y por lo tanto las empresas dejarían de ser competitivas”. Y advirtió: “La imagen de Suez nos debe ayudar a entender lo que tendríamos si no hay Terminal Norte: más colapsos y concentraciones de tráficos”.