El Port de Tarragona incentiva la industria de cruceros en Seatrade Cruise
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

El Puerto de Tarragona ha participado con stand propio en la feria Seatrade Cruise Virtual organizada, por primera vez, como un acontecimiento en formato virtual debido a la situación actual de la pandemia del Covid-19. En un principio, esta feria había sido organizada en la ciudad de Málaga.

El Puerto de Tarragona ha sido durante cuatro días, del 5 al 8 de octubre, participante activo con más de una decena de reuniones virtuales y asistiendo a varias conferencias y encuentros virtuales en la feria que representa un centro neurálgico de la comunidad mundial de cruceros , cargado de networking, abastecimiento e innovación.

Uno de los objetivos principales de este año para el Puerto es el desarrollo y la implementación de nuevas medidas para adaptarse y hacer un ‘re-start’ en el sector turístico de cruceros. Por esta razón el Puerto ha querido trabajar su oferta a medio largo plazo preparando las temporadas de 2022 y 2023. El equipo responsable de los cruceros en el Puerto de Tarragona ha querido potenciar y presentar su oferta y ha trabajado para fortalecer las relaciones para generar oportunidades de negocio. El equipo encargado del proyecto de cruceros en el Puerto de Tarragona valora su participación como una buena oportunidad para hablar sobre los futuros proyectos del Puerto y de futuras oportunidades de escaleras en la ciudad de Tarragona.

El Puerto ha aprovechado este evento virtual para facilitar conexiones únicas entre asistentes y proveedores proporcionando una experiencia personalizada y, así, hacer crecer su potencial cartera de clientes.

 El organismo también ha destacado la trayectoria del proyecto de cruceros en Tarragona los últimos años con un aumento exponencial de pasajeros y su apuesta con la actual construcción del nuevo muelle de Baleares. Una nueva terminal de cruceros para recibir, a partir del 2021, cuatro barcos simultáneos, con una línea de atraque de 700 m en el dique de Levante, más 450 metros en el nuevo muelle de Baleares, todo ello con 16 metros de calado que permitirá el atraque de los cruceros más grandes del mundo. La excepcional ocasión ha permitido llegar a un público global sin restricciones geográficas y pese a que los cruceros han parado su actividad, se constata que las empresas se están preparando para la vuelta y están buscando nuevas oportunidades para cuando los cruceros puedan volver a navegar.