Francesca Antonelli, responsable de Tráfico de Cruceros de la Autoridad Portuaria de Valencia. Foto: Raúl Tárrega.
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Tras el anuncio de la vuelta de los cruceros internacionales a los puertos españoles el próximo 7 de junio, la Autoridad Portuaria de Valencia ya está trabajando para poder recibir cuanto antes a estos buques.

Desde que en marzo de 2020 escalara en la dársena valenciana el “Aida Sol”, no ha vuelto a recalar en el puerto de Valencia ningún crucero. Esta tendencia se romperá el próximo 27 de junio, cuando está prevista la llegada del “Mein Schiff 2” al Muelle Cruceros 1 de la Ampliación Norte. Aunque este es un crucero de cabotaje -únicamente escalará en puertos españoles-, el hecho es altamente significativo en cuanto que supone el pistoletazo de salida para que estos buques vuelvan a aguas valencianas, un hecho que se espera ocurra en julio.

Así lo ha adelantado esta mañana la responsable de Tráfico de Cruceros de la Autoridad Portuaria de Valencia, Francesca Antonelli, que ha comparecido junto a Carolina Navarro, de la Fundación Valenciaport. El “Mein Schiff 2” hará dos escalas en Valencia: una el 27 de junio y otra el 11 de julio, momento en que ya podrían haber recalado en el puerto más cruceros con itinerarios internacionales. Con todo, “es pronto para aventurar fechas más exactas y número de escalas”, tal y como ha reconocido Antonelli.

Y es que tras el anuncio del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del pasado sábado en el Boletín Oficial del Estado, del que ya informó Diario del Puerto, las navieras se han visto obligadas a reestructurar sus itinerarios y su oferta de venta de billetes.

Valencia es un caso paradigmático de esta situación, ya que muchas de las compañías que posicionan sus flotas en el Mediterráneo Occidental habrían trasladado sus buques al Mediterráneo Oriental debido a la buena situación sanitaria de Israel. “A partir de ahora, las navieras deben rehacer sus itinerarios, contratar a las tripulaciones, adquirir suministros para los buques y, lo más importante, poner en venta los billetes”, ha asegurado Antonelli, un hecho este último que no será total por cuanto que la capacidad de los buques oscilará entre un 60 y un 75%.

Por todo ello, “es pronto aún para hacer previsiones de escalas y cruceristas para este año”, ha afirmado Francesca Antonelli, quien sí ha reafirmado que las grandes navieras mantienen su apuesta por el puerto de Valencia: “Valencia sigue en el mapa de los itinerarios crucerísticos internacionales”, sobre todo los relacionados con destinos del Mediterráneo Occidental, como Francia e Italia, dos destinos que ya han abierto sus puertos al tráfico de cruceros.

Ante este panorama, Francesca Antonelli ha asegurado que “para el próximo mes de julio ya esperamos las primeras escalas de cruceros internacionales”. En ese sentido, y a pesar de no poder concretar previsiones, Antonelli sí ha recordado los números que se manejaban antes del estallido de la pandemia: 205 escalas y alrededor de 450.000 cruceristas, “un crecimiento moderado para un puerto mediano en tráfico de cruceros como el de Valencia”.

Igualmente, realizar previsiones a años vista también es complicado: “Las navieras de cruceros trabajan siempre con años de antelación. La irrupción de la pandemia no ha modificado sus planes en lo que respecta al puerto de Valencia”, ha afirmado la responsable de Cruceros de la APV.

Primera escala del crucero "Mein Schiff 2" en el puerto de Valencia en 2019.
Primera escala del crucero «Mein Schiff 2» en el puerto de Valencia en 2019.


Escala segura

La llegada del “Mein Schiff 2” a Valencia se produce tras un intenso trabajo de toda la comunidad portuaria y toda la cadena de valor implicada en el tráfico de cruceros. TUI Cruises, propietaria del buque, ha implementado tanto un Plan de Gestión de la COVID-19 como un Plan de Contingencia, “por lo que la APV no ha puesto ningún impedimento para su llegada” a aguas valencianas, según Antonelli. Estos exhaustivos protocolos comprenden la realización de test para tripulantes y pasaje, pruebas a los tres días de comenzar el crucero, protocolos de separación de flujos de movimiento de pasajeros, medidas de distanciamiento social y uso de mascarilla, etc.

La oferta de excursiones en Valencia también va a dar un vuelco. “Hoy por hoy, las visitas a Valencia por cuenta del crucerista no están permitidas. Se ofertarán itinerarios burbuja, preferentemente en zonas al aire libre”, según Antonelli.

Impacto

El sector crucerístico ha sufrido un fuerte impacto con la pandemia sanitaria. Hay que recordar que no sólo las empresas navieras han dejado de trabajar: “Hay que mencionar aquí no sólo al sector portuario como empresas consignatarias, servicios náuticos o provisionistas de buques, sino también a toda la economía relacionada con el turismo, como agencias de viaje u hostelería”.

 Y es que el impacto total por la suspensión de la actividad ha llegado en Valencia a los 70 millones de euros, según Antonelli.