Edifcio del Arxiu del Port de Tarragona, antigua sede de la Junta d’Obres del Port. Foto L.E.
Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

Entre imágenes y documentos escritos, el Arxiu del Port de Tarragona (APT) alberga cientos de años de historia, gracias al cual la infraestructura tarraconense puede dejar constancia de sus hitos más importantes. Este sábado, 4 de julio, el archivo cumple 30 años desde su fundación.

El Arxiu “forma parte del engranaje portuario”, asegura en una entrevista a Diario del Puerto Coia Escoda, responsable del Arxiu del Port de Tarragona. “Custodia y gestiona la documentación generada por los diferentes organismos que han gestionado el Port de Tarragona desde 1790 hasta la actualidad”, aclara.

Aunque se creó en 1990 como archivo histórico del Port de Tarragona, el APT también se convirtió “en muy poco tiempo en archivo administrativo al pasar a custodiar y gestionar la documentación generada día a día por el Port”. 

Según destaca Coia Escoda, “este fue uno de los cambios más importantes y que ha permanecido desde entonces, convirtiendo nuestro centro en un Archivo General del organismo portuario al servicio de la ciudadanía en general y de la administración portuaria en particular”.

«El APT custodia y gestiona la documentación generada por los diferentes organismos que han gestionado el Port de Tarragona desde 1790 hasta la actualidad»

«No somos solamente el referente histórico del Port, sino que también ofrecemos apoyo y asesoramiento en el día a día de la administración portuaria; nos encargamos de las transferencias de documentación de las diferentes direcciones y áreas, así como de las consultas y préstamos que puedan surgir en el desarrollo de la actividad de cualquier persona trabajadora de la Autoridad Portuaria de Tarragona”, señala. 

Primeros libros de actas de la Junta d’Obres del Port de Tarragona. Foto APT.

Referente histórico y cultural

A lo largo de estos 30 años y “gracias al ingente esfuerzo en organizar actividades y propuestas de difusión para dar a conocer los fondos portuarios, el APT se ha convertido en un centro de referencia de la historia y la cultura portuaria, donde cada año se llevan a cabo nuevas propuestas para acercarla a la ciudadanía”, explica la responsable.

En el año 1987, el doctor Luis Navarro Miralles, de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, propuso a Antoni Pujol Niubó, presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona de entonces “la creación de un archivo histórico portuario a partir de los fondos documentales históricos conservados”. En octubre de ese mismo año, continúa la responsable del Arxiu, “y gracias al apoyo financiero de la Obra Social de la extinta Caixa Tarragona, se contrató a dos historiadoras para ejecutar el proyecto en un periodo de dos años”.

El 4 de julio de1990, “en el marco de los actos de celebración del bicentenario del Port Modern de Tarragona (la primera piedra se tiró al mar en 1790), se abrió al público el Arxiu Històric del Port de Tarragona, el primero de estas características de todo el estado español que abría sus puertas a la ciudadanía”, señala Coia Escoda.

 

«Gracias al ingente esfuerzo en organizar actividades y propuestas de difusión para dar a conocer los fondos portuarios, el APT se ha convertido en un centro de referencia de la historia y la cultura portuaria»

 

Coia Escoda, responsable del Arxiu del Port de Tarragona. Foto L.E.
Coia Escoda, responsable del Arxiu del Port de Tarragona. Foto L.E.

Un edificio con historia 

Quien ha visitado el APT ha podido observar que el inmueble que lo acoge fue sede de la Junta d’Obres del Port de Tarragona. “El bello edificio y casi centenario (1923) que se eligió para albergar las dependencias del Arxiu se había dejado de utilizar hacía poco tiempo, cuando el personal de la Junta del Port se trasladó al nuevo inmueble (1980) del Paseo de la Escollera, obra del arquitecto Josep María Garreta Cusidó”, explica Escoda.

Antes de que este edificio se bautizara como APT ya albergaba “parte de la documentación histórica” del enclave portuario, por lo que “se consideró conveniente” trabajar esta documentación en el mismo lugar. “Posteriormente, cuando se decidió abrirlo al público, se habilitó toda la planta baja dotándola de los servicios necesarios: sala de actos, sala de consulta y salas de depósito de la documentación”, incide la responsable del Arxiu.

«El 4 de julio de 1990, en el marco de los actos de celebración del bicentenario del Port Modern de Tarragona (la primera piedra se tiró al mar en 1790), se abrió al público el Arxiu Històric del Port de Tarragona, el primero de estas características de todo el estado español que abría sus puertas a la ciudadanía»

Lo más entre 17.000

Aunque “es difícil elegir entre las más de 17.000 unidades de archivo” que alberga el Arxiu del Port de Tarragona, como libros con los nombres de los presos que se encargaron de las obras del puerto moderno desde 1790 hasta finales del siglo XIX, Coia Escoda hace la siguiente selección de los documentos más significativos para la historia del Port.

• 1800 (estimación)

Instrucciones que han de observarse en la ejecución del puerto de Tarragona a fin de que bien señalados los deberes de la dirección de la obra y de la recaudación de sus arbitrios se establezca el mejor orden.

Un documento “muy importante porque delimita las funciones que debía ejecutar el primer órgano gestor del Port de Tarragona”, es decir, “la Junta Protectora de les Obres del Port de Tarragona, que estuvo vigente entre 1790 y 1836”. 

• 1801

Grabado del inicio del Port Modern.

Se trata de un grabado “que representa el lanzamiento al mar de una gran piedra de escollera durante la visita del rey Carlos IV (1801) y que significa el inicio del Port Modern de Tarragona. Un meticuloso y detallado dibujo de Antonio Rodríguez que encargó el que fuera tesorero de la Junta Protectora, Josep Antón de Castellarnau, para regalarlo al rey”. 

• 1802 

Plano de la población de la Marina.

El plano, “diseñado por el ingeniero Joan Smith en 1802, puede verse expuesto en el Museu del Port”. Es, añade Escoda, “una de las primeras actuaciones del organismo portuario hacia la ciudad que envuelve el Port”. 

• 1883

Proyectos de Obras del Moll de Costa.

Escoda define los proyectos de obras como “una verdadera joya, como por ejemplo el del Moll de Costa (1883), del ingeniero Saturnino Bellido, con su memoria manuscrita y sus magníficos planos en papel tela dibujados a mano”.

• Siglo XIX

Libros de Aduanas.

“Se constata el movimiento portuario a través de las diferentes aduanas del Corregimiento (delimitación territorial del siglo XVIII) desde Sitges a Cambrils. Un verdadero compendio de tipos de mercancías, unidades de medida, puertos, y personajes relacionados con estas operaciones”.