Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Avanzan los trabajos de construcción del primer buque de suministro de Gas Natural Licuado (bunkering de GNL) en unos astilleros del Estado español con la puesta de quilla del barco. El acto, que tuvo lugar ayer, es un adelanto clave en la construcción de la nave. 

El proyecto está coordinado por Enagás que, a través de su filial especializada en GNL a pequeña escala, ScaleGas, y Knutsen OAS Shipping AS, llevan a cabo la construcción del barco. Además, el proyecto cuenta con el impulso del Port de Barcelona.

La iniciativa se enmarca dentro del programa de ayudas al transporte de la Unión Europea, Conectar Europa (CEF), que ha destinado nueve millones de euros para su ejecución, y forma parte de la estrategia institucional ‘LNGhive2’, que lidera Puertos del Estado. Su objetivo es apoyar el desarrollo del mercado del GNL como combustible marítimo sostenible, en línea con la Directiva europea 94/2014 de combustibles alternativos.

 

En Barcelona
El buque será operado por Knutsen OAS ShippingAS, utilizará la terminal de GNL de Enagás en Barcelona para la carga y suministro de GNL a barcos y será fletado por Shell España S.A. 

Para ello, Shell planea duplicar su actual infraestructura de abastecimiento de GNL en las principales rutas comerciales internacionales para mediados de la década de 2020. Este barco ejercerá un papel importante, puesto que dará servicio a más clientes en la región mediterránea. La entrega de este barco proporcionará suministros fiables dentro de la región que ayudarán a satisfacer la creciente necesidad de combustibles respetuosos con el medio ambiente.

 

Made in Spain
La construcción del barco se lleva a cabo a los astilleros Armon, en Gijón. La empresa, fundada el 1963, es hoy uno de los principales constructores navales privados de la Unión Europea. Una vez operativo, el buque utilizará la terminal de GNL de Enagás al Puort de Barcelona para la carga y posterior abastecimiento de GNL a barcos que atraquen en el puerto o bien realicen escalas para proveerse antes de continuar su ruta.
Además de promover un transporte marítimo más sostenible y mejorar la calidad del aire en la ciudad de Barcelona, este proyecto supondrá un paso más para consolidar España como referente europeo en bunkering de GNL.
El barco tendrá una capacidad de almacenamiento de 5.000 metros cúbicos de GNL, contará con una eslora aproximada de 92,75 metros, manga de 16,90 metros y calado de 4,25 metros. El buque será propulsado por GNL y cumplirá todas las medidas de seguridad, tal como establecen las diferentes normativas comunitarias.
El GNL es la única alternativa real para avanzar hacia la descarbonización del transporte marítimo. Respecto a los combustibles tradicionales, reduce al mínimo las emisiones contaminantes, elimina el 100% las emisiones de óxidos de azufre (SOX), reduce un 80-90% las de óxidos de nitrógeno (NOX) y un 20-30% las de CO2. 

Además, con la utilización del GNL como combustible marítimo en España se evitará la emisión de entre dos y cuatro millones de toneladas de CO2 hasta 2030.

Bunkering en España

Durante 2020, las operaciones de bunkering en España se han casi cuadruplicado en comparación con 2019 (199 operaciones en 2019 vs 741 operaciones in 2020).
Según la certificadora DNV/*GL, hay 170 barcos propulsados por GNL operando en el mundo, 222 bajo pedido y 126 que se denominan LNG ready. Este nuevo barco se añadirá a las 15 barcazas que ya suministran GNL en el mundo, seis de las cuales están operando en España, y reforzará el papel del país en el suministro de GNL a barcos.
Estos adelantos han sido posibles gracias a los desarrollos y la inversión de unos 246 millones de euros realizada por los socios de las iniciativas público-privadas ‘CORE LNGas hive’ y ‘LNGhive2’, de los cuales 59 millones corresponden a la cofinanciación de la Comisión Europea. En estas iniciativas participan 49 socios, 21 públicos, que incluyen 13 autoridades portuarias, y 28 privados o industriales.