Perfecto Palacio recibió en 2018 el reconocimiento de la APV por su contribución al desarrollo del tráfico de contenedores en Valencia. En la imagen, Rafael Aznar, expresidente de la APV; Perfecto Palacio; Ximo Puig, presidente de la Generalitat; Ornella Chacón, presidenta de OPPE; Aurelio Martínez, presidente de la APV y Rafael del Moral y Fernando Huet, expresidentes de la APV. Foto Alba Prado.
Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

Existe unanimidad absoluta, y no por más repetirla pierde un gramo de consistencia, en torno a la idea de que Perfecto Palacio de la Fuente es el germen de lo que hoy es el Puerto de Valencia

Su apuesta personal por comprar una grúa portacontenedores en 1971 para hacerla trabajar en el recinto valenciano (en contra de las ideas divergentes de Madrid y después de que la propuesta no cuajara en Alicante), es considerada como el origen del liderazgo de Valencia en el tráfico de contenedores en el Mediterráneo.

El fallecimiento de Perfecto Palacio de la Fuente el pasado viernes, a los 87 años de edad, sacudió el imaginario colectivo de la comunidad logística e incluso de las asociaciones empresariales, que no tardaron en mostrar sus condolencias y en significar la relevancia de este empresario, tanto para el puerto de Valencia como para la economía regional y, por extensión, de la de todo el país.

En 1995 Perfecto Palacio (tercero por la izquierda) y su equipo directivo presentó la única oferta recibida para la explotación de la Terminal de Contenedores del Muelle Príncipe Felipe. Su adjudicación posterior y puesta en marcha supuso otro punto de inflexión para la historia del Puerto de Valencia. Manuel R. Junquera y Antonio Martínez, en los dos flancos de la imagen, fueron dos puntales de Marítima Valenciana (estibadora y consignataria). Foto DP.

La historia de Perfecto Palacio, ligada indisolublemente a la que fue su empresa Marítima Valenciana (hoy CSP Iberian Valencia Terminal), daría como para escribir una biografía más que consistente, sin embargo es más fácil comprender su aportación cuando se contempla en perspectiva la evolución del Puerto de Valencia desde 1971.

Perfecto Palacio de la Fuente, que en 2018 recibió un reconocimiento de la APV con motivo de los cinco millones de TEUs movidos en un año, ha ganado por méritos propios todos los elogios que ha recibido, tanto como empresario como persona. Su nombre, sin duda, será recordado y estará siempre vinculado a la prosperidad y a la modernización del sistema portuario español. Descanse en paz.

Aspecto actual del Puerto de Valencia, con la terminal de contenedores de lo que fue Marítima Valenciana en primer término.

La primera grúa portacontenedores que operó en el Puerto de Valencia, fue adquirida personalmente por Perfecto Palacio al Puerto de Lisboa por un importe superior a los 25 millones de pesetas. Foto: APV.

Perfecto Palacio y Marítima Valenciana. La persona y la empresa

La marca Marítima Valenciana tiene una ligazón indisoluble con la evolución reciente del Puerto de Valencia, y sin ninguna duda, pasará a la historia como una de las partes responsables del éxito de Valenciaport

La empresa, como tal, nació en 1969 de la mano de Perfecto Palacio de la Fuente, y comenzó a operar como estibadora en Valencia en 1972. Fue precisamente este empresario, con el apoyo de los directivos del entonces Puerto Autónomo, el que apostó por el tráfico de contenedores en Valencia. Marítima Valenciana fue la primera terminal valenciana en contar con una grúa portacontenedores, y desde entonces la evolución de la empresa y del Puerto fue imparable. 

El 2 de octubre de 1995, el entonces Príncipe Felipe visitó por primera vez el Puerto de Valencia. En la imagen, el Rey flanqueado a la derecha por Perfecto Palacio de la Fuente y Fernando Huet, ex-presidente de la APV, a la izquierda.

Marítima Valenciana operó inicialmente en el Muelle de Levante, posteriormente se adjudicó la concesión de la nueva terminal del Muelle Príncipe Felipe y protagonizó diferentes hitos, como la ingeniosa utilización temporal del Muelle Norte para poder atender el creciente tráfico de contenedores; el espectacular traslado -vía marítima- de toda la maquinaria de la concesión (desde el Muelle de Levante al Príncipe Felipe); o el movimiento del primer millón de TEUs en un año del Puerto de Valencia. 

Por encima de estos hitos, Marítima Valenciana acogió las primeras escalas en Valencia de las grandes navieras como Evergreen, Sea-Land, Senator, Maersk o UASC, entre otras. En 1999, Perfecto Palacio vendió la empresa a Dragados, que a su vez pasó a formar parte del conglomerado empresarial de Forentino Pérez agrupado en ACS. 

Finalmente, y después de muchos meses de negociaciones, en diciembre de 2010 se produjo la venta de Dragados SPL a un consorcio integrado por inversores institucionales, asesorado por J. P. Morgan Asset Management Infrastructure Investment Group y por el fondo de pensiones holandés Stichting Pensioenfonds ABP, todos ellos agrupados bajo la nueva marca comercial, Noatum Ports. En junio de 2017 COSCO Shipping Ports adquirió el 51% de la empresa.

Evolución del tráfico de contenedores del puerto de Valencia desde 1970.

85.037.084 TEUs desde la primera grúa

La Autoridad Portuaria de Valencia y su comunidad portuaria saben bien de lo que hablan, de cual ha sido la historia del enclave y de quienes fueron esenciales para lograr lo que hoy se ha alcanzado: un Puerto que superará (si las previsiones no estaban erradas) los 5 millones de TEUs por tercer año consecutivo. 

Para todos aquellos que no confían en la verdad del sector, hablemos de los datos estadísticos. Esos que custodia Puertos del Estado y que confirman la vertiginosa evolución del Puerto de Valencia desde la llegada de los primeros contenedores, la apuesta privada por este tipo de tráfico y la inevitable evidencia de que los pioneros del contenedor (José Luis Vilar, director de la Junta de Obras del Puerto de Valencia, y Perfecto Palacio, presidente de Marítima Valenciana) sabían lo que hacían. 

Corría el año 1968 cuando Vilar predecía el futuro de posibilidades que se abría en Valencia si se habilitaba un muelle para contenedores. El Puerto movía entonces 3.569.730 de toneladas. Unos años más tarde, llegaban los primeros contenedores y comenzaban a registrarse. 

En 1970, se movieron 8.512; en 1971, 20.427; y, en 1972, Perfecto Palacio se las ingeniaba para conseguir los permisos e instalar la primera grúa para contenedores de inversión privada en un puerto español, en Marítima Valenciana. 

Para entonces, el enclave ya movía 4.685.079 de toneladas y 28.063 contenedores. Desde que la primera grúa se puso en marcha en el puerto de Valencia hasta ahora, se han canalizado 85.037.084 TEUs.