Nuevo puerto Doca de Marinha para embarcaciones marítimo-turísticas.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Lisboa acaba de inaugurar en el centro de la ciudad su nueva infraestructura náutica para integrar el puerto en la ciudad. Lindley, empresa especializada en soluciones flotantes para marinas, en colaboración con otras entidades, ha formado parte de este proyecto cuyo objetivo consiste en acercar el puerto a los habitantes de la capital lusa a través de la creación del nuevo muelle turístico de Terreiro do Paço, enfrente de la Plaza de Comercio de Lisboa, además de la remodelación de la Doca de Marinha, un pequeño puerto turístico que permite amarrar 25 embarcaciones con una eslora entre 12 y 24 metros.

Referente a la primera obra, el nuevo muelle turístico de Terreiro do Paço, se trata de un pantalán de hormigón con 1,4 metros de puntal y 6 metros de anchura, con un acceso a través de una pasarela de 20 metros de longitud con cubierta de madera, y con un sistema de anclaje a través de bielas, destinada al embarque y desembarque de pasajeros.
Además de contar con un control de accesos, está equipado con torretas de emergencia, agua y electricidad y con escalera de seguridad. Las embarcaciones que alberga son de hasta 30 metros de eslora, con lo que la mayoría de operadores turísticos pueden atracar ahí.
En la obra de la Doca de Marinha, los pantalanes han sido fabricados de acero galvanizado y pintado, con 2,5 metros de ancho, amarrados con vigas de pared y resguardados por dos rompeolas flotantes de cinco metros de anchura y 1,8 metros de puntal que protegen los barcos y preservan la seguridad de los usuarios. 

La creación de espacios de ocio en la costa marítima y en zonas fluviales, lagos o embalses, es una de las principales motivaciones del Grupo Lindley.


Más espacios de ocio

Además de la rehabilitación de la zona costera central que se extiende entre Terreiro do Paço hasta la Doca da Marinha, el proyecto ha englobado la creación de una nueva avenida peatonal y ciclista, nuevos centros culturales y de ocio y restauración, un área de oficinas, y la rehabilitación del muelle de uso para ferries y embarcaciones turísticas de grandes dimensiones, cuyo centro neurálgico de la actividad marítimo-turística de la ciudad recae en la rehabilitada Estación sud y sudeste.

La creación de espacios de ocio en la costa marítima y en zonas fluviales, lagos o embalses, es una de las principales motivaciones del Grupo Lindley. Estas áreas de recreo no deben ser infranqueables ni aisladas de la población, sino que deben estar debidamente integradas en su entorno, ya sea en una ciudad o en un entorno natural, contando con medidas de seguridad que velen por el confort de los usuarios y, a su vez, eviten posibles daños a las infraestructuras.

Desde el desembarco en España de la actividad de pantalanes a través de su socio Almarin, con sede en Barcelona, se ha logrado llevar a cabo la realización de diferentes obras, entre las que destacan el suministro de 260 metros de pantalanes pilotados en Sanlúcar de Guadiana, la rampa de vela para el Real Club Náutico de Valencia, así como diversos pantalanes instalados en Almería, Blanes, Bilbao, Cádiz, Huelva y Tarragona.

Almarin, en colaboración con su socio Lindley, se encarga de ofrecer una gama completa de soluciones flotantes para marinas, puertos deportivos y pesqueros, con pantalanes de hormigón reforzado, acero galvanizado, aleación de aluminio marino y madera tratada, así como una amplia gama de accesorios que completan estas infraestructuras para proporcionar todos los servicios necesarios a los usuarios.