Tiempo de lectura estimado: 8 minutos

Un puerto debe ser sostenible económica, medioambiental y socialmente. Así es como entiende el Port de Barcelona la sostenibilidad y así es como la aborda en sus memorias corporativas y en sus planes estratégicos.

Esta mirada tridimensional se suma a la mirada sectorial y a la alineación de las estrategias del Port con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Además, Barcelona forma parte del consorcio internacional que liderará la transformación verde en los puertos europeos,gracias a una subvención de 25 millones de euros del programa europeo Horizon 2020. 

Estos son algunos de los aspectos que han llevado al de Barcelona a ser uno de los puertos pioneros en materia de sostenibilidad, tal como se detalla en el estudio “La integración de la sostenibilidad en el Port de Barcelona 1992-2020”,  presentado recientemente por la

Cátedra de Liderazgos de la escuela de negocios Esade

Este trabajo tiene por objetivo poner en valor el carácter transversal de la sostenibilidad en el Port de Barcelona. En él se destacan los momentos clave que han tenido lugar en el proceso de integración de la sostenibilidad. 

El estudio se inició en el año 1992, coincidiendo con la Ley de Puertos y con la creación de la figura de la Autoridad Portuaria, tres décadas de trabajo, que analizan las distintas dimensiones temporales y los diversos planes estratégicos de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB).

Plan Especial de Alcantarillado

Uno de los primeros hitos del Port de Barcelona en materia de sostenibilidad medioambiental es la aprobación del Plan Especial de Alcantarillado de Barcelona, que ayudó a hacer visibles los efectos de las acciones del Port sobre el medio ambiente. 

El diseño del sistema de conexión de todos los canales de alcantarillado del Port se elabora, según detalla el estudio realizado por Esade, a partir de la implicación de los diferentes miembros de la comunidad portuaria siguiendo un proceso de planificación conjunta. “Esto requirió una primera toma de conciencia colectiva sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente en beneficio de la salud de la ciudadanía y del conjunto de la ciudad”.

Primera Memoria Corporativa

En cuanto a sostenibilidad económica, destaca en 2006 la publicación de la primera Memoria Corporativa, que incluía el balance de la situación en términos económicos: cuenta ganancial y pérdidas y los cuadros de financiación de los años2005- 2006. 

Tal como se indica en el estudio, en esta etapa se establecen las bases de la sostenibilidad en el Port de Barcelona, consolidando principalmente la idea de Comunidad Portuaria. “La estructura del Consejo Rector y los grupos de trabajo definen los escenarios y espacios de diálogo y se inicia la construcción de dinámicas compartidas que tienen que servir para desarrollar la cuestión de la sostenibilidad en un horizonte futuro”.

Primer departamento de RSC

Entre otras fechas, el documento señala el año 2007 como una fecha clave en la introducción de la sostenibilidad social en el Port de Barcelona por la creación del primer departamento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la APB. En esta etapa se muestra un elevado interés por la sostenibilidad y se decide priorizar las relaciones con la comunidad portuaria.

La Memoria Corporativa de la Autoridad Portuaria de 2007 ya hace mención explícita a su compromiso con la RSC para contribuir al desarrollo social, económico y medioambiental de forma sostenible.

Plan de Sostenibilidad Sectorial

En 2015, el Port de Barcelona aprueba su tercer Plan Estratégico 2015-2020, que junto con el crecimiento y la competitividad sitúa la sostenibilidad como uno de los tres ejes centrales para todos los aspectos del negocio. 

Por otro lado, la aprobación en 2016 del Plan de Sostenibilidad Sectorial introdujo una nueva manera de abordar la sostenibilidad y de relacionarse con las organizaciones de la comunidad portuaria mediante la recogida y el tratamiento de la información no financiera en base a la elaboración de unos indicadores de referencia. El objetivo: dar respuesta a las demandas de los Grupos de Interés de la CLP en lo económico, social y medioambiental. 

Según apunta el estudio, transcurridos cinco años, se ha iniciado un proceso de revisión en que surgen inquietudes sobre la centralidad de facto de la sostenibilidad en la visión estratégica del Port. “La elaboración de un nuevo Plan Estratégico, que integra por primera vez una visión a más largo plazo, hace que el momento sea especialmente oportuno para la reflexión”. 

En esta dirección inciden también las transformaciones que afectarán el sector en el futuro y que están estrechamente vinculadas a la sostenibilidad. 

En palabras de la presidenta de la Autoridad Portuaria, Mercè Conesa: “Queremos potenciar la visión de conjunto, de comunidad portuaria, mediante procesos participativos que contribuyan a fortalecer y cohesionar a todo el grupo alrededor de principios y valores ampliamente compartidos”.

Mirada tridimensional

Las tres dimensiones de la sostenibilidad se reflejan en el IV Plan Estratégico 2021-2025, presentado recientemente por la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), que establece objetivos concretos en cada uno de los tres ejes: social, económico y ambiental.

Tal y como avanzó Mercè Conesa, “el Port de Barcelona establecerá prioridades estratégicas en sostenibilidad para equilibrar la relevancia de sus diferentes dimensiones”.

En este sentido y según se indica en el estudio elaborado por Esade, el Port de Barcelona ha creado recientemente la figura del embajador de sostenibilidad cuya función es “promover la sostenibilidad dentro de la propia comunidad portuaria y también explicar el Plan de sostenibilidad sectorial a los grupos de interés”.

Tal y como detalla el jefe de organización del Port, Francesc Bonada, en el estudio, “los embajadores son personas que no pertenecen al Grupo de Trabajo pero que están animando al resto a adherirse al Plan. Es una figura que sale de la necesidad de impulsar la sostenibilidad en la CLP mediante la herramienta que tenemos, que es el Plan Sectorial”.

De este modo, si en los últimos años se ha hecho hincapié en el desarrollo del ámbito medioambiental, ahora se trabajará en el ámbito social.

“En un primer momento, la sostenibilidad se entendía relacionada con el medio ambiente pero esta sostenibilidad tiene que abrazar toda la acción que la APB desarrolla y, por lo tanto, también la perspectiva económica y social”.

Queremos potenciar la visión de conjunto, de Comunidad Portuaria, mediante procesos participativos que contribuyan a fortalecer y cohesionar a todo el grupo alrededor de principios y valores ampliamente compartidos

SOSTENIBILIDAD SOCIAL

Uno de los objetivos prioritarios del nuevo Plan Estratégico del Port es el incremento de los puestos de trabajo en el recinto portuario, pasando de los actuales 37.000 a más de 40.000 en cinco años. 

En este apartado, destaca también la elaboración del nuevo Plan de Igualdad 2022-2025, que la APB tiene previsto aprobar en los próximos meses”.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

Respecto a la sostenibilidad económica, uno de los retos que fija el nuevo Plan Estratégico del Port es alcanzar los 70.000 millones de euros de valor de comercio exterior en un horizonte a corto plazo con fecha en 2025.

Cabe apuntar que el Port cerró el ejercicio 2020 con un resultado económico positivo de 17 millones de euros, siendo un 63% inferior al resultado de 2019.

SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

En el ámbito de la sostenibilidad medioambiental, el Port prevé, entre otras medidas y proyectos, tener electrificados el 50% de los muelles de contenedores y de ro-ro en 2025.

Más concretamente, el reto del Port en el ámbito medioambiental pasa por reducir a la mitad sus emisiones en 2030 y convertirse en neutro en emisiones de CO2 en 2050.