La cabina de Sagunto se suma a las dos estaciones ubicadas en el Puerto de València, frente a los barrios del Cabanyal y de Natzaret.
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha instalado en el puerto de Sagunto la que ya es su tercera cabina de control ambiental y de medición de la calidad del aire, que permitirá medir los niveles de concentración en el ámbito de la actividad portuaria y monitorizar su alcance en los núcleos urbanos.

Con esta iniciativa, se obtendrán análisis y parámetros con información de utilidad para la comunidad portuaria y para los vecinos de los barrios portuarios.

La instalación se suma a las dos cabinas ubicadas en el puerto de Valencia, en concreto en la explanada del antiguo cauce del río Turia –frente al barrio de Natzaret- y en el muelle Transversales de Poniente -frente al barrio del Cabanyal-.

Estas cabinas de la APV llevan el distintivo Ecoport y están equipadas con la última tecnología para medición y control de contaminantes atmosféricos. Cuentan con cinco analizadores de gases que miden la concentración de dióxido de azufre (SO2), Óxidos de Nitrógeno (NO2/NO/NOx), Ozono (O3), monóxido de carbono (CO) y Partículas PM10 y PM2.5.

Las cabinas de Valenciaport registran ocho elementos de diferentes gases y partículas para analizar la calidad del aire

Disponen también de una estación meteorológica, para observación y anotación de la velocidad y dirección del viento, pluviometría, radicación solar, temperatura, humedad relativa y presión barométrica; y están avaladas e instaladas según indican los técnicos del Centro de Estudios Ambientales para el Mediterráneo (CEAM). 

Además, incluyen sonómetros para medir los niveles acústicos del puerto. Todos estos datos, se reciben en tiempo real, lo que permite el establecimiento de indicadores para controlar tanto la calidad del aire como del ruido. 

Así pues, las instalaciones de Valenciaport contemplan parámetros de gases contaminantes y de partículas (recoge 8 elementos distintos) e indicadores meteorológicos (otras 8 fuentes de datos), frente a otras cabinas que solo contemplan la medición de Partículas PM10 y PM2.5.

Las dos cabinas del Puerto de València forman parte del proyecto GREEN C PORTS -con un presupuesto de más de 300.000 euros- que está coordinado por la Fundación Valenciaport y cofinanciado por la Unión Europea. Estas actuaciones ponen en valor los esfuerzos en realizar acciones ambientales en aras de un compromiso y comportamiento con la descarbonización y la transparencia.

 

Comprobación de los datos

En la web de Valenciaport ya se puede comprobar en tiempo real la calidad del aire de la cabina de control ambiental ubicada en la explanada del antiguo cauce del río Turia. Esta cabina, que está conectada a la red de vigilancia de la Generalitat Valenciana de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, ha presentado en el mes de abril una calidad del aire entre buena y excelente.

Además, de estas tres cabinas, Valenciaport ha instalado también siete nuevos sensores medioambientales para complementar los equipos actuales. El objetivo de la APV es reforzar su compromiso con la sostenibilidad mediante soluciones innovadoras que permiten analizar aspectos como la calidad del aire, y ofrecer información a la comunidad portuaria y vecinos del Puerto de una forma activa y periódica.

 

Cabinas en el cauce del río Turia, el muelle transversal y Sagunto.

Compromiso con el medio ambiente

La APV cuenta con todos los estándares internacionales de calidad ambiental, entre ellos el reglamento EMAS, el certificado más exigente en materia de gestión y auditoría medioambiental. De hecho, Valenciaport fue el primer puerto español y el segundo europeo en lograr esta acreditación en 2008, y es el único puerto de la Comunitat Valenciana que está inscrito en el registro EMAS de la Conselleria de Agricultura.

Además, la APV fue la primera autoridad portuaria de España en inscribir la Huella de Carbono de un recinto portuario en el registro de Huella de Carbono creado por el Ministerio de Transición Ecológica, obteniendo el sello “Calculo”. Además, Valencia es también puerto pionero en el ámbito mundial en medir su Huella de Carbono bajo el estándar de la ISO 14064-1:2012, una metodología que incluye la medición en cuatro niveles: las emisiones procedentes de la electricidad y del consumo de combustible de la APV, empresas concesionarias, buques y el transporte terrestre producido en el interior del recinto portuario de Valencia. Desde 2008 a 2019, la huella de carbono del Puerto de Valencia se ha reducido un 30%, pasando de 3,19 a 2,23 kg de CO2 por tonelada manipulada.

El Puerto de Valencia posee también la certificación PERS y forma parte de la red de puertos “EcoPorts”.

.