Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

Desde el lunes 4 de octubre, el Port de Tarragona ha comenzado la instalación de 588 paneles fotovoltaicos, para autoconsumo, en la cubierta del nuevo Museo del Puerto. Esta instalación, a pesar de estar ubicada en el Museo, dará servicio eléctrico a Tinglados y Refugios del Muelle de Costa y en las sedes de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT).

Los 588 paneles fotovoltaicos, de silicio monocristalino y con dos inversores de conexión a red, ocuparán una superficie total de 1.282 metros cuadrados. La instalación tendrá un acabado exterior de chapa con forma de teja, asegurando la generación de energía fotovoltaica el máximo número de horas del periodo de irradiación solar.

La intervención se traducirá en una potencia nominal resultante de 200Kwn y una potencia pico de 267,54Kwp. El Port Tarragona estima que, con los paneles, la producción será de 420MWh / año que representa una reducción anual de emisiones de 125tCO2 y un ahorro económico anual de 32.000 euros.

Se prevé que la intervención, con un plazo de ejecución de seis semanas, esté operativa durante el mes de noviembre. La obra fue adjudicada por 205.000 euros a la empresa Solcam Energía SL.

Se trata de una instalación de tipología denominada ‘sin excedentes’, es decir para autoconsumo, inyectando la energía producida por la planta fotovoltaica, en uno de los transformadores para que sea utilizada en cualquiera de los suministros que cuelgan. En caso, que la producción sea superior al consumo del primer transformador, la energía también sería aprovechada por los consumos que cuelgan del segundo transformador. Si, aun así, la energía producida fuera superior al consumo resultante de la suma de los dos transformadores, la misma instalación modula, de forma automática e instantánea la producción de la planta con el fin de no generar excedente, es decir, evitar energía no aprovechable.

En definitiva, los paneles funcionarán como una pequeña central de producción de energía eléctrica, que inyectará la corriente producida en la red interna del edificio por su autoconsumo.

Este nuevo sistema aumentará la sostenibilidad y el ahorro energético y se unirá a otros sistemas similares ya en funcionamiento en equipamientos del Port de Tarragona. Actualmente, el Port ya produce energía eléctrica con placas fotovoltaicas en el techo del edificio administrativo, en el edificio del nuevo Punto de Inspección Fronterizo (PIF), en las dependencias de Aduanas, a la Cofradía de Pescadores y en el edificio de la Policía Portuaria.