Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Port de Barcelona reafirmó ayer, una vez más, su compromiso con la lucha contra el cambio climático con el inicio de las obras de prolongación del espigón de Sant Sebastià. Una actuación que forma parte de la estrategia ambiental de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), en su apuesta por la descarbonización de la actividad marítima y portuaria, y que cuenta con un presupuesto de 6,87 millones de euros.

Tal y como explicó el presidente del Port de Barcelona, Damià Calvet, en la visita realizada ayer a las obras, la prolongación del espigón de Sant Sebastià responde a la “necesidad de adaptar infraestructuras portuarias para hacer frente al cambio climático”.

La actuación tiene por objetivo proteger de forma sostenible la playa y prevenir la erosión y la pérdida de arena que se produce cuando hay temporales marítimos. Se trata de una de las actuaciones contempladas en el IV Plan Estratégico del Port de Barcelona 2021-2025 y, más concretamente, en la partida presupuestaria que la APB ha previsto destinar a inversiones en infraestructuras este mismo año.

“La prolongación del espigón de Sant Sebastià responde a la necesidad de adaptación de las infraestructuras portuarias para hacer frente al cambio climático”

En este sentido, Damià Calvet, detalló que se trata de una obra en la que el Port trabajaba desde hace mucho tiempo a nivel interno, pero también conjuntamente con el Ayuntamiento de Barcelona y con el Gobierno de España, a través del  Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. “Una obra que nos permitirá proteger mejor la playa de Sant Sebastià y evitar que haya una pérdida de arena elevada durante los temporales, cada vez más frecuentes y recurrentes”, señaló.

La obra de prolongación del espigó Sant Sebastià cuenta con un presupuesto de 6,87 millones de euros. Foto A.Tejera.

Por tanto, se trata de una  actuación que muestra el “compromiso del Port de Barcelona con el medio natural, con la ciudad de Barcelona y con sus ciudadanos”, agregó Calvet.

Objetivo descarbonización

Tal y como recordó Calvet, la estrategia ambiental del Port  parte de dos vectores clave como son la innovación y la sostenibilidad y contempla actuaciones concretas en distintas áreas. 

“Se trata de una  actuación que muestra el compromiso del Port de Barcelona con el medio natural, con la ciudad de Barcelona y con sus ciudadanos”

En el campo de la eficiencia energética, por ejemplo, destacan iniciativas de generación de energía fotovoltaica en el propio puerto o el proyecto de electrificación de muelles. Por lo que respecta a  movilidad sostenible, la APB trabaja proyectos enfocados en incrementar cuota ferroviaria. Asimismo, cuenta con iniciativas para mejorar la calidad del aire, tanto en el propio puerto como en el Área Metropolitana de Barcelona, con el uso de combustibles más eficientes y menos contaminantes.

; y Damià Calvet, presidente del Port de Barcelona; Gemma Peñalver, directora de la obra; y Ramón Griell, subdirector general de Infraestructuras y Conservación de la APB. Foto A.Tejera.

160 metros de nuevo espigón

La prolongación del espigón de San Sebastián, que actualmente tiene unos 50 metros de longitud y da continuidad por el norte al dique de cobijo de la bocana Norte del Port de Barcelona, tendrá una longitud de 160 metros y constará de dos tramos claramente diferenciados. El primero, de 60 metros, sobresaldrá unos 20 centímetros por encima del nivel del mar. El segundo, de 110 metros, avanzará sobre el fondo marino -que en este punto de la costa barcelonesa llega a los 23 metros de profundidad- y quedará sumergido, coronándose a 180 centímetros por debajo del nivel del mar.

La UTE Construcciones Rubau y Melchor Mascaró es la encargada de realizar la obra. Foto A.Tejera,

La obra la está llevando a cabo la UTE Construcciones Rubau y Melchor Mascaró y tiene un plazo de ejecución de 17 meses. “Las actuaciones han sido planificadas con el objetivo de no estorbar a los peatones y a los usuarios de la playa, así como también de minimizar las emisiones”, señaló el subdirector general de Infraestructuras y Conservación de la APB, Ramón Griell. Así, detalló, los materiales utilizados para construir el nuevo espigón se fabricarán en el Port de Barcelona, concretamente en las instalaciones de la Gestora de Runes de la Construcción ubicadas al lado de la terminal de Hutchinson Ports Best Barcelona. Además, estos materiales se transportarán por vía marítima hasta el punto donde tengan que ser colocados, eliminando el paso de vehículos pesados por la zona.

Cabe destacar también que las actuaciones en el espigón se realizarán en dos fases: de octubre de 2021 a mayo de 2022; y de octubre de 2022 a marzo del 2023. “De este modo se evita trabajar durante la temporada de baño en esta playa urbana, una de las más concurridas del litoral barcelonés”, según destacó la directora de la obra, Gemma Peñalver.