Mercè Conesa, presidenta de la APB; y Pere Navarro, delegado especial del Estado en el CZFB, junto a los otros ponentes de la mesa redonda.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), Mercè Conesa, ha destacado la apuesta del Port de Barcelona en el ámbito de la economía circular, en su participación en la mesa redonda que ha clausurado el ciclo de diálogos para la transición circular en el horizonte 2030, organizado por el Pacto Industrial de la Región Metropolitana de Barcelona.

Durante su intervención, Mercè Consesa ha apuntado que “los dos grandes ámbitos que ha identificado el Port para poder desarrollar proyectos de economía circular son: las obras de infraestructuras y los residuos.

En este sentido, la presidenta de la APB ha señalado que “el material que se extrae de la ampliación de dragado que realiza el Port periódicamente, se reaprovecha en playas y otras obras”.

Por otra parte, “de las más de 900.000 toneladas de material geológico que se han requerido para la ampliación del Moll Adossat”, ha detallado Conesa, “gran parte de elas, forman parte de ruinas de construcción clasificadas y recicladas por una empresa especializada para tal fin”.

En el acto han participado también la presidenta del Comité Ejecutivo del Pacte Industrial, alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat i presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín; la secretaria de Medio Ambiente i Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya, Marta Subirà; y el delegado especial del Estado al Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), Pere Navarro, entre otros.

Por su parte, Pere Navarro ha apuntado la voluntad del CZFB “de trabajar conjuntamente con otras entidades colindantes como es el Port, en objetivos de la Agenda 20-30”. Así, Navarro ha destacado proyectos como “la recogida de residuos de manera sostenible, la reutilización del agua, o la regasificación del gas licuado que llega al puerto”, entre otros.