La automatización de terminales es uno de los proyectos en los que trabaja el Port de Barcelona con el objetivo de dar una respuesta más ágil y ser más competitivo.
Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

Los puertos evolucionan a la par que lo hace la sociedad en general, poniendo en el centro la mejora continua del servicio a sus usuarios y clientes, así como potenciar su competitividad. La última década está dejando en evidencia la importancia que cobra la sostenibilidad y el respecto al medioambiente empujado, en parte, por la contaminación y el cambio climático. Asimismo, las herramientas digitales cada vez tienen más protagonismo en el día a día de cualquier entidad y ya no se entiende ningún campo ni sector sin la digitalización.

La Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), consciente de la transformación constante de todo el tejido productivo, económico y social, trabaja en el nuevo Plan Estratégico 2021-2025 que la infraestructura catalana construye en base a tres conceptos clave: la competitividad, el crecimiento y la sostenibilidad.

Para conseguirlo, el Plan de la APB busca reforzar su hinterland, fortalecer los lazos con Asia y desarrollar una estrategia de suelo logístico. Estos tres objetivos se alinean con el reto de la AP de Barcelona de seguir a la vanguardia como smart port, impulsando su crecimiento mediante la digitalización y el respeto al medio ambiente. En otras palabras: el Port de Barcelona trabaja para ser un enclave sostenible socialmente, medioambientalmente y económicamente.

Uno de los pilares del Plan Estratégico es la apuesta por reforzar el hinterland, expandiendo el mercado a través de las alianzas y la perspectiva geográfica. En esta línea, el Port de Barcelona se pone como meta reforzar sus lazos con Asia, con el objetivo de conseguir ser el primer puerto de escala de las importaciones procedentes del continente asiático.

En este sentido, para convertirse en la puerta de entrada de Asia a Europa es necesario desarrollar una estrategia de suelo logístico adaptada a la realidad del momento. La APB pretende mejorar la actividad logística, así como incrementar la disponibilidad de suelo logístico para ser un atractivo de instalación del tejido empresarial y productivo mundial.

La Autoridad Portuaria de Barcelona se marca como reto ganar competitividad, pero sin comprometer el futuro ni la capacidad de las generaciones futuras. Por este motivo, la hoja de ruta que sigue el enclave es la sostenibilidad y el bienestar del entorno y la ciudadanía que lo acoge, a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y la Agenda 2030.

Tras más de dos décadas, el Port de Barcelona sigue teniendo por bandera su compromiso con la sostenibilidad ambiental.

De hecho, la infraestructura portuaria pretende reducir en el año 2030  en más de un 50% las emisiones de gases de efecto invernadero que se desprenden de su actividad. Y, más allá de este reto, la APB quiere ser un puerto neutro en emisiones en el año 2050.

Por este motivo, los proyectos en los cuales trabaja el Port se alinean con la descarbonización de la actividad portuaria y la reducción de emisiones contaminantes, a lo que es necesario añadir el Plan de Mejora de la Calidad del Aire, lo que garantiza una mejor calidad de vida en la ciudad condal.

 

ELECTRIFICACIÓN

Uno de los proyectos más importantes para la Autoridad Portuaria de Barcelona es la electrificación de muelles, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases y partículas contaminantes mediante la conexión eléctrica de los buques. Una medida que desde la APB definen como “urgente” para combatir el cambio climático y que, además, como el resto de proyectos y elementos que conforman el Plan Estratégico, es una iniciativa alineada con los ODS.

La previsión del Port es disponer de línea directa entre el año 2021 y 2022.

Previamente se trabajará en dos pruebas piloto, una en la terminal BEST, para la carga y descarga de los barcos con energía eléctrica y, por otra parte, en la terminal de Trasmediterranea, para desarrollar un proyecto piloto de un sistema eléctrico para los ferris.

 

ENERGÍA RENOVABLE

Por otra parte, la Autoridad Portuaria de Barcelona se propone potenciar la generación de energía renovable en la infraestructura portuaria y, paralelamente a los proyectos que ya tiene en marcha, el Port también ha iniciado la implantación de plantas fotovoltaicas.

Por ello, la APB pretende trabajar con las terminales para instalar paneles fotovoltaicos en las cubiertas y otras superficies. En este sentido, desde el Port recuerdan la complejidad en las nuevas concesiones y en las modificaciones de concesión, que exigen la instalación de energía fotovoltaica.

 

GAS NATURAL LICUADO

Uno de pilares en materia de sostenibilidad del Port de Barcelona es mejorar la calidad del aire y, para conseguirlo, se apuesta por el Gas Natural Licuado (GNL) como combustible más limpio para los barcos, maquinaria de terminal o camiones.

El uso del GNL permite reducir un 85% las emisiones de óxido de nitrógeno, reducir las emisiones de CO2 y eliminar las partículas en suspensión y los óxidos de azufre.

Un ejemplo de este compromiso es que la APB ya dispone de la infraestructura necesaria para suministrar GNL a buques y, de hecho, se ha posicionado como el primer hub de suministro de GNL para barcos del Mediterráneo.

Potenciar el uso del vehículo eléctrico o contar con ferris de cero emisiones son otros de los proyectos que forman parte de la planificación sostenible de la AP de Barcelona.

Por otra parte, para el Port de Barcelona las alianzas y la colaboración juegan un papel fundamental para lograr los objetivos de descarbonización de la actividad portuaria. En este sentido, la Autoridad Portuaria de Barcelona forma parte de programas como el World Ports Climate Action Plan (WPCAP).

Además, los trabajos iniciados por el Port se rigen en relación a la normativa internacional IMO 2020. Asimismo, actualmente el Port afirma que potenciar un modelo de gestión de la energía es fundamental.

La hoja de ruta que sigue el Port de Barcelona es la sostenibilidad y el bienestar del entorno a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los distintos proyectos e iniciativas en materia de sostenibilidad

LA FECHA

2050

El Puerto de Barcelona lo tiene claro: quiere ser un puerto neutro en emisiones. De esta manera, el enclave portuario se ha fijado como fecha límite para conseguir este reto el año 2050.