Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

El Port de Tarragona ha fijado su objetivo de reducir sus emisiones de CO2 en un 99% para finales del año 2030 y prevé haber alcanzado una reducción de éstas en un 96% en 2021. Así lo anunció ayer el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), Josep Maria Cruset, en la rueda de prensa de presentación del Plan de Sostenibilidad 2020-2030. 

“Este plan refleja nuestro compromiso contra el cambio climático”, apuntó. El importe económico del Plan representa una inversión de 1 millón de euros en 2020 y 3 millones en 2021.

El nuevo Plan de Sostenibilidad del Port responde a la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y gira en torno a tres ejes estratégicos fundamentales: sostenibilidad ambiental, crecimiento sostenible y compromiso social. Así, el plan persigue 23 objetivos concretos, con indicadores definidos y un porcentaje de cumplimiento previsto por años, que a su vez se despliegan en 82 metas o acciones concretas.

El plan contempla también medidas como la electrificación de muelles de cruceros o la aplicación de bonificaciones a los operadores de transporte ferroviario, entre otros.

 

El Plan de Sostenibilidad está hecho “con una visión realista y que se pueda materializar, pero a la vez ambiciosos porque nos obliga a tensionarnos y dedicar esfuerzos para hacer este salto adelante”

 

Se trata, explicó Cruset, “de un documento ambicioso porque los objetivos que se fijan son muy potentes, hecho con una visión realista y que se pueda materializar, pero a la vez ambiciosos porque nos obliga a tensionarnos y dedicar esfuerzos para hacer este salto adelante”. 

 

Crecimiento Sostenible

Respecto al Crecimiento Sostenible se da respuesta a los ODS 3, 5, 7, 8, 9 y 12, “y reconoce que el crecimiento del Port de Tarragona pasa por la transición energética, la digitalización de los procesos y el impulso de infraestructuras que favorezcan la mejora de la eficiencia, la competitividad y la conectividad entre las personas”, explicó Cruset.

En este caso se contemplan un total de 21 metas, de las cuales, uno de los retos más importantes del Port de Tarragona en su crecimiento sostenible es alcanzar una reducción del 99% de las emisiones de CO2 para finales del 2030, y una reducción del 96% para finales del año 2021.

Cruset explicó este reto se trabajará mediante diferentes acciones, como  “la contratación de energía verde, para que la energía eléctrica que contrate la APT se certifique como tal; la substitución de puntos de luz por tecnología LED, con el ahorro que ello representa, y la electrificación de los muelles de cruceros”, detalló el presidente.

 

“El crecimiento del Port de Tarragona pasa por la transición energética, la digitalización de los procesos y el impulso de infraestructuras que favorezcan la mejora de la eficiencia y la competitividad”

 

Por otra parte, Josep Maria Cruset destacó la instalación de placas fotovoltaicas para la utilización de energía renovable y la transformación de la flota de vehículos en una flota eléctrica, a la vez que fomentará que el resto de la comunidad portuaria haga lo mismo. Asimismo, se continuará “desarrollando el fomento del transporte con ferrocarril que ya está dando sus primeros frutos con el aumento de los envíos de cereales hacia Lleida, Vic y Aragón”.

Cruset aseguró que el Port de Tarragona trabaja en medidas de crecimiento sostenible desde hace años, lo que se traduce en las fortalezas de la APT, entre las cuales destacó la puesta en funcionamiento de tres plantas foltovoltaicas. También se trabaja en “edificios energéticamente eficientes con diferentes medidas; la potenciación del ferrocarril;  cláusulas ambientales de contratación verde y cláusulas ambientales en las concesiones, o la digitalización de procesos, como el Sistema de Entrega de Agroalimentarios”, explicó.

El antiguo edificio de la APT, actualmente en obras, será energéticamente eficiente. Foto A.Tejera.

Sostenibilidad Ambiental

“El Port lleva a cabo una acción decisiva contra el cambio climático, el uso responsable de los recursos fomentado la circularidad a través de cuatro líneas de actuación: aire, agua, biodiversidad y gestión de residuos.

Acciones previstas

En el apartado de Sostenibilidad Ambiental, el presidente de la APT, entre las 41 acciones que se trabajarán, señaló:

• La restauración y mejora de la Red Natura 2000 con un presupuesto de 2 millones de euros. “Cuando se restaure tendrá 380.000 metros cuadrados de zona medioambientalmente recuperada al servicio de nuestro territorio con especial protección a las aves”.

• Construcción de un nuevo sistema de depuración para dar servicio a la nueva ZAL para la recogida y reutilización de aguas pluviales.

• Proyecto de creación de biotopos marítimos, junto con la Universitat Rovili i Virgili, “para la regeneración de la vida marina y la apuesta por la recuperación de la biodiversidad autóctona con la creación de nuevos espacios verdes”. El proyecto, añadió, “permitirá la regeneración de especies de interés como el calamar, la sepia y el pulpo”.

Fortalezas

Hasta el momento, enmarcado en este eje, Cruset explicó algunos de los proyectos en los que ya trabaja la APT, como  “el tratamiento y control de las aguas residuales; el servicio de recogida de residuos flotantes en la lámina de agua; el plan interior marítimo; control de la calidad del aire del entorno portuario o seguimiento de especies protegidas”.

Desde la APT recuerdan que las instalaciones del Port están al servicio de la ciudadanía.

Compromiso Social

“El Port se compromete con su entorno social y a garantizar una vida sana y hábitos saludables, acompañado con una política de transparencia y de comunicación global”.

Acciones previstas

En este tercer eje se contemplan un total de 18 metas. El presidente de la APT, Josep Maria Cruset, destacó:

• “La implantación de un sistema informativo de partículas en días de fuerte viento, para que los deportistas de la zona puedan conocer el nivel de partículas en suspensión”.

• Además, el Port trabaja para mantener una comunicación fluida con la ciudadanía mediante nuevos canales de comunicación que estimulen la participación, la consulta y la comunicación directa con la organización, como la potenciación de redes sociales.

• Otro de los retos es el compromiso social de “implantar medidas que certifiquen el Covid-19 free”.

Fortalezas

Uno de los pilares de la APT es fomentar la vinculación puerto-ciudad. El Port de Tarragona desarrolla desde hace años “acciones y campañas solidarias; ayudas a proyectos sociales o a proyectos de entidades del territorio que trabajan en este ámbito”, señaló Cruset.

Además de los espacios públicos “a disposición de los ciudadanos y tener el puerto cardioprotegido”, concluyó.