Port de Tarragona ultima las obras de su edificio institucional
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

El Port de Tarragona empezará de forma inminente los trabajos de urbanización en torno al edificio de la sede institucional con un presupuesto total de casi 305.000 euros.

Las obras tienen un plazo de ejecución de dos meses a partir del inicio de las tareas. Las empresas interesadas presentaron sus solicitudes hasta el 30 de noviembre de 2020, siendo Transmaber, SL la empresa adjudicataria.

El proyecto consiste a llevar a cabo todas las tareas necesarias para hacer posible la construcción y la urbanización alrededor del antiguo edificio incluyendo las demoliciones, movimientos de tierras, pavimentación, jardinería y alumbrado.

Concretamente, el alcance de las actuaciones que contempla el proyecto de urbanización empieza con la demolición de los elementos constructivos no utilizables o deteriorados, continúa con el movimiento de tierras, la división de las zonas de jardinería para la posterior plantación de especies vegetales, arbustos, césped de bajo consumo y plantas, y la pavimentación de las zonas de circulación de las personas. Las obras también implantarán un sistema de riego combinando aspersión con goteo y, finalmente la instalación del alumbrado con la instalación eléctrica adecuada.

Espacio sostenible e integrado
El Port de Tarragona pretende perfilar un entorno agradable, sostenible e integrado a la fachada marítima de Tarragona. Por este motivo, se plantarán casi 2.500 unidades de vegetación autóctona o adaptada al clima litoral mediterráneo de más de veinte especies diferentes como es ahora el romero, el pino piñonero o el olivo.
Toda la zona ajardinada está creada con criterios de integración paisajística y teniendo en cuenta los tipos de plantas que podríamos encontrar de forma natural en una zona litoral del mediterráneo. Por eso la zona estará compuesta por espacios muy diferenciados paisajísticamente hablando, que irán desde una zona para atraer insectos polinizadores, protagonizada por un olivo, pasando por zonas de prado con especies de césped adaptadas a nuestro clima, y una gran zona de bosque mediterráneo.
Además, en todas las nuevas implantaciones de especies vegetales se tienen en cuenta criterios de xerojardineria, dando un riego de apoyo en el periodo de implantación de la planta, pero reduciéndolo progresivamente una vez establecida porque pueda sobrevivir con el régimen de lluvias local o con la mínima aportación de agua.

Este tipo de acciones forman parte de la recuperación de la biodiversidad autóctona y mitigación de emisiones dentro del eje «Sostenibilidad ambiental» del Plan de Sostenibilidad de la Agenda 2030 del Port de Tarragona.

En referencia con la iluminación del entorno, se quiere optar por una opción que acentúe algunas de las zonas de vegetación más notorias y, a la vez, tener en cuenta los criterios de ahorro energético. Hay que añadir que la iluminación ambiental consistirá en la instalación de catorce equipos sobre columnas de tres metros de altura y dispuestas de forma perimetral al recinto. Estos equipos se caracterizan para proporcionar una iluminación uniforme con un flujo de luz mediana y, sobre todo, con la máxima eficiencia energética.
Hay que añadir que el proyecto atiende a la promoción de la accesibilidad y la supresión de las barreras arquitectónicas así como la aprobación del Código de accesibilidad.

Edificio eficiente
La sede institucional del Port consigue la máxima calificación (A) en el procedimiento de certificación de la calificación de eficiencia energética para satisfacer la demanda del edificio.
Los principales materiales utilizados en el edificio (mortero de acabado de fachada, vidrios, pavimentos…) tienen certificaciones ISO de calidad y medio ambiente. El organismo público ha remarcado que la reutilización de todo un edificio (estructura, forjados, cierres,…) ha permitido tratar estos como «materiales recuperados», puesto que no se ha tenido que agotar recursos ni para hacer ninguna demolición ni para volverlo a construir. En esencia una rehabilitación es la mejor manera de hacer «recuperación de materiales».
Las obras del antiguo edificio de la Autoridad Portuaria de Tarragona se encuentran en la fase de finalización con la distribución de los interiores y la ejecución de las instalaciones de climatización, electricidad, comunicaciones, fontanería, siguiendo la política ambiental de la APT detallada en el Plan de Sostenibilidad Agenda 2030 del Port.

Modernización del antiguo edificio
El proyecto de actualización y modernización del antiguo edificio siempre ha sido pensado para salvaguardar su esencia arquitectónica.
Después de estudiar diferentes opciones y posibles usos del edificio, el Port decidió optar por un modelo mixto de uso administrativo y de servicios portuarios. De este modo, los servicios de Port Control, hoy en día ubicados al muelle de Cataluña, se trasladarán a la última planta del edificio, en la planta quinta, donde también se ubicarán los servicios técnicos y administrativos de Salvamento Marítimo, el área de señales marítimas de la APT y el área administrativa de la Corporación de Prácticos. También habrá salas operativas para Capitanía Marítima y para la Dirección de Operaciones Portuarias así como una sala de crisis.
En cuanto al resto de plantas se prevé acoger oficinas para terceras empresas que estén interesadas en esta ubicación, en dos plantas, y a la vez está previsto destinar dos plantas más para uso de la misma Autoridad Portuaria.