Francesc Sánchez, director general de la APV; y Aurelio Martínez, presidente de la APV, durante su comparecencia el pasado viernes. Foto: DP.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Valenciaport ya ha comenzado a dar sus primeros pasos para convertirse en un puerto autosuficiente energéticamente en el año 2030. La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha dado por fin el visto bueno al proceso de construcción de la subestación eléctrica en el puerto de Valencia, dando además por finalizado un proceso que comenzó hace unos dos años.

Así lo avanzó el pasado viernes el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, tras la reunión del Consejo de Administración de la APV. Con una potencia estimada de 30 megavatios y una inversión de ocho millones de euros, se prevé que el próximo mes de junio se inicien los trámites para que la subestación sea una realidad en el año 2022, entrando a funcionar en paralelo a la puesta en marcha de la nueva Terminal Internacional de Pasajeros.

La autorización del departamento que dirige la consellera Mireia Mollà desbloquea, por tanto, un proceso que se retoma ahora con la publicación en breve de los pliegos de condiciones, primer paso en todo este periplo administrativo. Además, hay que tener en cuenta que no se trata únicamente de la propia subestación, sino que también se contemplan otras fases, como llevar esa electrificación a esos muelles. En principio, los trabajos se alargarían alrededor de 18 meses, por lo que el propio Aurelio Martínez cree que es “prudente” hablar de esos dos años.

 

Proyecto de electrificación

Los movimientos que está realizando la APV para lograr el objetivo de autosuficiencia energética son constantes. De hecho, está previsto que en breve la Fundación Valenciaport elabore un estudio que servirá de base para la electrificación de todos los muelles y terminales que operan en el puerto de Valencia.

“El futuro está en las energías renovables, eso lo tenemos muy claro en la autoridad portuaria desde hace años”, aseguró el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia.

Las acciones de la APV en conseguir energías limpias no queda aquí. Recientemente alcanzó un acuerdo con Valencia Terminal Europa para la instalación de una central fotovoltaica en la parte superior del silo para vehículos de la terminal. Esta central, de 40.000 metros cuadrados, produciría seis megavatios de potencia, el 10% de toda la energía eléctrica que necesita la dársena valenciana. «El acuerdo con la terminal está muy avanzado», recordó el presidente de Valenciaport.

 

Asimismo, la autoridad portuaria proyecta otra planta fotovoltaica de menores dimensiones en la zona entre el Muelle Príncipe Felipe y el Club Náutico, de 0,5 megavatios de potencia, y otra en el puerto de Gandia, de dos megavatios, que serviría para dar servicio al recinto de La Safor.

 

ZAL Valenciaport

Aurelio Martínez recordó durante su comparecencia que, hoy por hoy, “el desarrollo de la ZAL es un proyecto absolutamente estratégico”.

El presidente de la APV incidía así en el paso dado recientemente por el Ayuntamiento de Valencia con la aprobación del proyecto de medidas correctoras para la ZAL. “En estos momentos, SEPES ya tiene el proyecto en su poder”, aseguró Martínez, por lo que se espera que en el próximo mes de junio se puedan sacar a licitación esas actuaciones, que tienen un plazo de ejecución de 8 meses y un coste de alrededor 4,4 millones de euros. La APV espera que el consistorio pueda recepcionar esas obras a comienzos de 2021.

Antes de la declaración del estado de alarma, estaba previsto que VPI Logística adjudicara de manera provisional las cuatro primeras parcelas a QA y Pimba Holding (IFS), Raminatrans, MSC España y Medlog Iberia, un proceso que quedó paralizado y que VPI espera retomar una vez se levante la situación de excepcionalidad. Para acelerar el proceso, Martínez adelantó que “procederemos a esa adjudicación cuando SEPES  saque a licitación esos trabajos”, por lo que si los planes de VPI se mantienen, esa adjudicación provisional podría tener lugar en junio en el próximo Consejo de Administración de esta sociedad.

“En momentos de crisis como los actuales, proyectos como los que desarrollarán estos cuatro operadores son importantes, sobre todo por la inversión conjunta que planean -73,4 millones de euros- y por el empleo que crearán”. Los proyectos presentados contemplan la creación de 1.518 empleos, en los que se priorizará la contratación de parados de larga duración, así como una fuerte carga de sostenibilidad ambiental.

Finalmente, en relación a la Terminal Norte de Contenedores, el presidente de la APV aseguró que el procedimiento de adjudicación se retomará en cuanto se levante el estado de alarma e indicó que las modificación del anteproyecto ya han sido remitidas a OPPE para su estudio.