Un momento de la asamblea realizada hoy por los miembros del Proyecto Green C Ports, liderado por la Fundación Valenciaport.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

La Fundación Valenciaport lidera el proyecto, que busca proporcionar un conjunto de herramientas y tecnologías de digitalización para mejorar la sostenibilidad ambiental de varios puertos europeos.

Hoy se ha celebrado, de modo virtual, la asamblea general del proyecto Green and Connected Ports (Green C Ports), una iniciativa liderada por la Fundación Valenciaport y financiada por el Programa Connecting Europe Facility (CEF) de la Comisión Europea, que comenzó en junio de 2019.

Este proyecto abordará seis casos de negocio consistentes en prototipos y pruebas piloto que serán implementados en diferentes puertos europeos, entre ellos el puerto de Valencia, y que servirán de base para testear tecnologías innovadoras como el IoT, big data o el análisis predictivo mediante modelos de inteligencia artificial aplicados al ámbito ambiental.

Durante la reunión de hoy, los socios han revisado el progreso de la primera actividad del proyecto que consiste en la instalación de sensores y de otro tipo de equipamiento necesario para la medición de ruido y emisiones en puertos y cadenas logísticas. También se han analizado los avances en la integración de dichos sensores y equipos con la “Port Environmental Platform”, una aplicación que permitirá recoger las mediciones de dicha red de sensores así como de equipos y sistemas ya existentes y que permitirá posteriormente desarrollar modelos predictivos en seis casos de estudio.

La Autoridad Portuaria de Valencia ya ha sacado a licitación el contrato de suministro e instalación de los sensores y equipos por un importe total de 332.700 euros (sin impuestos) y un período de ejecución de siete meses. 

Entre los equipos y sensores cuya instalación se completará este año en el puerto de Valencia y en buques que escalarán en dicho puerto se encuentran 2 cabinas para medir la temperatura, la presión, el volumen de la lluvia y el viento, 7 conjuntos de sensores innovadores para medir la calidad del aire, así como un sistema  innovador de cámaras que mediante imagen permitirá medir y proporcionar información en tiempo real sobre las emisiones generadas por los buques que hacen escala en el puerto mientras se realiza la operación de carga/descarga en el mismo.

Asimismo, también se instalarán 3 sensores para medir el ruido generado por las operaciones portuarias en puntos específicos del puerto, de manera que se pueda discernir cuánto ruido generado por estas operaciones afecta a las zonas urbanas vecinas, además de 4 conjuntos de cámaras de 2 megapíxeles que complementarán el sistema de circuito cerrado de televisión (CCTV) del puerto de Valencia, cada uno con un análisis de vídeo de alta calidad para permitir al usuario detectar determinadas situaciones relacionadas con el tráfico rodado. Estas cámaras medirán la congestión del tráfico en las puertas del puerto, en las puertas de la terminal y en los puntos de embotellamiento de la zona portuaria.

También se instalarán 5 equipos con técnicas de dilución extractiva altamente innovadoras, capaces de monitorizar en tiempo real las emisiones generadas por 5 tipos diferentes de buques utilizados frecuentemente en viajes de corta distancia en la Unión Europea. Estos equipos serán instalados en distintos tipos de ferries de Baleària y medirán las emisiones en servicios de transporte entre Valencia y las islas Baleares.

En definitiva, este proyecto reducirá el impacto de las operaciones portuarias en las ciudades, controlará las emisiones de los puertos y buques y optimizará el manejo de la carga en los principales puertos europeos. En este sentido, el proyecto promoverá enlaces de transporte marítimos ecológicos, viables, atractivos y eficientes, integrados en toda la cadena de transporte, y su aplicación contribuirá a reequilibrar el sistema de transporte de la UE hacia un sistema más sostenible.