La sostenibilidad y la innovación marcarán el futuro de Valenciaport en la próxima década

33
Tiempo de lectura estimado: 7 minutos
Juan Manuel Díez Orejas, jefe de Planificación Estratégica e Innovación de la APV. Foto: Raúl Tárrega.

La lucha contra el cambio climático y la potenciación de la estrategia de innovación van a ser claves en el nuevo Plan Estratégico 2030 que Valenciaport quiere tener listo en julio del próximo año, y cuyo proceso de redacción la APV quiere licitar esta semana.

Aunque estas dos líneas estratégicas ya forman parte de la estrategia de la APV desde hace años, la intención es convertirlas en los dos pilares básicos en los que se sustentará la acción de Valenciaport en la próxima década, con vistas incluso a que sirvan como cimientos para la acción portuaria hasta 2050.

Así lo aseguró ayer el jefe de Planificación Estratégica e Innovación de la Autoridad Portuaria de Valencia, Juan Manuel Díez Orejas, durante la presentación de las líneas maestras en las que deberá basarse ese plan.

“Queremos tener claro los puertos que queremos no sólo hasta 2030, sino ir más allá y llegar hasta 2050”, aseguró, aunque dejando la puerta abierta para su revisión, que se produciría en el año 2025.

El Plan Estratégico 2030 contará no sólo con una revisión general de todo el conglomerado Valenciaport, sino que contará con reflexiones para cada puerto que gestiona la Autoridad Portuaria de Valencia en tres planos: puerto comercial, puerto logístico-industrial, y puerto ciudadano.

Además de revisar valores y factores de marcado carácter tradicional, como el modelo de negocio y el económico-financiero, “hay variables como la contribución que tendremos en nuestro entorno y nuestra aportación a la sociedad que también serán tenidas en cuenta”, afirmó Díez Orejas.

La explosión de la pandemia “pone la vigilancia sanitaria en primer plano” en la planificación estratégica

Asimismo, la APV va a habilitar mecanismos específicos de participación para incorporar las aportaciones tanto de la comunidad portuaria como de instituciones cuya relación con el puerto es más directa (partidos políticos, empresarios, sindicatos…), sin olvidar a la ciudadanía. 

Las nuevas líneas de acción se basarán en un mayor búsqueda de nuevas líneas de negocio -con la intermodalidad como punta de lanza-, una política de transición energética y lucha contra el cambio climático, un mayor desarrollo del plan de transformación digital, potenciar el papel de Valenciaport como hub de innovación, y finalmente una mayor potenciación de las relaciones puerto-ciudad.

Díez Orejas reconocía que por el momento la APV no se ha fijado ningún objetivo en cuanto a tráficos futuros. Lo que sí se pedirá a los futuros adjudicatarios es que aporten ideas nuevas que puedan incluirse en el futuro documento. “Las líneas estratégicas no son excluyentes entre sí. Todas deben tener el mismo peso, por lo que todas deben estar integradas entre sí. No tendría sentido hablar de descarbonización sin tener en cuenta las necesidades de la ciudad con la que compartimos espacio, por ejemplo”, afirmó.

Antecedentes

Hasta la fecha, la APV ha elaborado dos grandes planes estratégicos, con horizontes en 2015 y en 2020.

El primero de ellos se formuló entre los años 2001 y 2002. Con el horizonte puesto en 2015, la APV apostaba ya por la especialización de los puertos que gestionaba y su complementariedad. Se fijó un objetivo de 68 millones de toneladas y de 4 millones de TEUs en el año 2015, y comenzó a adoptarse el término de “Valenciaport” como marca comercial.

En los años 2009 y 2010, la APV elabora un nuevo plan, con un horizonte en 2020, debido sobre todo a que en 2010 ya se había alcanzado la cifra de 4,1 millones de TEUs. Valenciaport se adelantaba cinco años a las previsiones del anterior plan, por lo que urgía acometer uno nuevo. La rentabilidad y la competitividad pasaron a un primer plano, y se fijó un volumen objetivo de 90 millones de toneladas y de más de 5,6 millones de TEUs para 2020. En 2019 se llegaron a las 80 millones de toneladas y se sobrepasaron los 5,4 millones de TEUs.

Covid-19

La impronta que ha dejado la pandemia provocada por el Covid-19 también tendrá su reflejo en el futuro Plan Estratégico. La aparición del coronavirus “ha cambiado las reglas del juego en las cadenas logísticas”, aseguró el directivo de Valenciaport.

Los efectos en la evolución del mercado y en las cuestiones operativas “pone a la vigilancia sanitaria en un primer plano” con el que hace años no se contaba a la hora de elaborar estos planes: “la vigilancia sobre la pandemia ha llegado para quedarse”.

Terminal Norte

Por otro lado, Díez Orejas incidía en que la elaboración del Plan Estratégico “parte de la situación actual” en referencia a la futura terminal de contenedores de la zona norte, cuya adjudicación definitiva aún no se ha producido. “Contemplamos su desarrollo en el nuevo plan, queremos integrar todas las piezas”, afirmó.

Las cinco líneas de acción que definirán a Valenciaport hasta 2030

El Plan Estratégico de Valenciaport hasta 2030 -aunque con un horizonte que llegaría a 2050- tendrá cinco líneas de acción maestras.

1.- Nuevas oportunidades de negocio y desarrollo logístico. 

Aunque sin olvidar la esencia y el papel de los puertos como nodos logísticos para atraer mayor tráfico marítimo, la APV quiere apostar por un mayor fomento de la intermodalidad, donde la apuesta por el ferrocarril va a ser fundamental. Esa apuesta debe aumentar la competitividad de Valenciaport al conectarlo de manera más óptima a los principales destinos de su hinterland, como Madrid o Zaragoza. 

La apuesta de la APV por el ferrocarril no es nueva. Su presencia en puertos secos del centro e interior de la Península y su papel principal en la mejora de la línea Sagunto-Teruel-Zaragoza son ejemplos de esta política. Además, la APV trabajará para acometer una verdadera integración con las Redes Transeuropeas.

2.- Transición energética, descarbonización y lucha contra el cambio climático. 

El objetivo será Cero Emisiones en 2030. La apuesta por la utilización de energías limpias, como el hidrógeno, o los proyectos en los que está enmarcado Valenciaport de economía circular, como el LoopPorts, son un buen punto de partida.

3.- Plan de Transformación Digital. 

En la actualidad, Valenciaport cuenta con un PCS (Port Community System) puntero. Para afianzar este liderazgo, la estrategia de la APV en los próximos años se basará en la conectividad con otras plataformas portuarias digitales de gestión, los nuevos modelos de negocio digitales y la potenciación de la administración electrónica, con el objetivo de llegar a convertirse en “ValenciaSmartPort”.

4.- Hub de innovación.

En la actualidad, Valenciaport participa en unos 200 proyectos relacionados con la innovación, algo que se verá reforzado con el programa de OPPE Puertos 4.0. Valenciaport quiere convertirse en una fuerza tractora para la atracción de la innovación y el talento a la Comunitat Valenciana, y por ello se potenciará el Plan de Innovación del Clúster que lidera la Fundación Valenciaport.

5.- Relación Puerto-Ciudad.

La APV quiere transformar la relación de los puertos que gestiona con las ciudades con las que comparte espacio. Para ello, potenciará su contribución a la economía azul y optimizará la gestión de espacios compartidos. Además, se quiere contribuir al desarrollo social de las ciudades siendo una fuente de formación de calidad y empleabilidad, además de potenciar políticas de movilidad comunes.