Tiempo de lectura estimado: menos de un minuto

La Autoridad Portuaria de Valencia afianza su política de sostenibilidad con la puesta en marcha de nuevos medidores ambientales en los recintos portuarios que gestiona.

El pasado viernes comenzó la instalación de parte de esos nuevos equipos en el puerto de Valencia, concretamente en la zona de medición ambiental que la APV tiene habilitada en el cauce de desembocadura del Río Turia.

Estos nuevos dispositivos servirán para medir la cantidad de emisiones contaminantes que hay en los muelles valencianos. La APV mantiene una constante monitorización de la influencia de la actividad portuaria en el entorno con el objetivo de ir articulando, gracias a estos datos, nuevas medidas de protección del medio ambiente.

Las últimas mediciones realizadas por el Puerto de Valencia muestran una calidad del aire “excelente y un nivel de contaminación muy bajo”, tal y como informó la propia APV recientemente. Esta estación, incluida en la Red de Vigilancia de la Generalitat Valenciana, recoge datos de diferentes contaminantes atmosféricos y de partículas PM10 para controlar el estado de la atmósfera en la zona portuaria.