La última fase del proyecto se desarrollará en la escollera de la Terminal Ro-Ro de Bouzas, como muestra esta recreación.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

Una vez concluida la primera fase del proyecto “Peiraos do Solpor” (incluido en la estrategia Blue Growth liderada por la Autoridad Portuaria de Vigo), la institución lanza su segunda fase, conocida como “Puertos Vivos”, que aspira a obtener financiación europea.

“Peiraos do Solpor” es un proyecto pionero a nivel mundial, diseñado para mejorar la integración de los puertos con su entorno costero, potenciando el incremento de la biodiversidad en las infraestructuras portuarias y disminuyendo su impacto ambiental.

Las actuaciones previstas en cada una de sus tres fases van encaminadas a compatibilizar las actividades portuarias e industriales con el adecuado estado ecológico del intermareal, el situado entre los límites de la bajamar y la pleamar.

El presupuesto total del proyecto asciende a 3,11 millones de euros, de los que se pretende conseguir financiación europea para un total de 2,48 millones de euros.

El proyecto cuenta con la participación de la empresa israelita Econcrete, especialista en proyectos ecológicos a nivel mundial; el astillero vigués de Cardama; la Technical University of Denmark; la Universidad de Vigo y la propia Autoridad Portuaria. 

 

Tres fases

La Autoridad Portuaria de Vigo será la encargada de dirigir todas las actuaciones que se realizarán en el puerto, establecerá los requerimientos técnicos, gestionará los permisos pertinentes y actuará de intermediario con Puertos del Estado y otras administraciones permitiendo, de este modo, evaluar el impacto y el potencial crecimiento de estas tecnologías en los puertos europeos.

El proyecto conocido como “Peiraos do Solpor” consta de tres fases bien diferenciadas, en las que se contemplan diversas acciones que se llevarán a cabo también en dos zonas distintas del Puerto de Vigo: la dársena de A Laxe y la Terminal Ro-Ro de Bouzas.