El proyecto se ha adjudicado por un valor de 273.860,65 euros con un plazo de ejecución de tres meses.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

El Port de Tarragona ha adjudicado las obras para la implantación de un nuevo control de acceso a la cantera del Cap Salou. El proyecto se ha adjudicado por un importe de 273.860,65 euros con un plazo de ejecución de tres meses desde el inicio de las tareas.

El objetivo de esta obra es poder informar y controlar la entrada y salida de vehículos y personas para acceder a la zona de la cantera Cap Salou. Esta zona de acceso está formada por un mismo carril de entrada y salida de vehículos sin que exista presencia física de personal de control.

El sistema tecnológico de control de acceso a implementar permitirá autorizar, identificar y controlar el paso de vehículos que accedan a esta zona del recinto portuario de Tarragona.

Según explican desde la Autoridad Portuaria de Tarragona, «la implantación de este nuevo sistema de control de acceso a la cantera del Cap Salou, es el paso previo, para adaptar y acondicionar un nuevo espacio para la Societat Esportiva de Pescadors de Canya de Tarragona  (SEPC)». 

Esta entidad, dedicada a la pesca deportiva y fundada en 1927, mantiene desde siempre una relación muy cercana con el Port de Tarragona, un espacio portuario donde siempre que ha sido compatible con la actividad industrial han podido utilizar a su tarea principal: la pesca con caña y volantín tanto en aguas costeras.

Adjudicación con sello sostenible

Desde la APT aseguran que, en conformidad con el artículo 202 de la LCSP, el proyecto se ha previsto realizar con una condición especial de ejecución de carácter medioambiental. Esta condición está ligada directamente a proyectos que velen por la sostenibilidad.

Este artículo de la norma prevé diversos ámbitos de aplicación para fomentar unas obras y una gestión posterior más sostenibles, como por ejemplo, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el mantenimiento o mejora de los valores medioambientales que puedan verse afectados por la ejecución del contrato, la gestión más sostenible del agua, el fomento del uso de las energías renovables, la promoción del reciclaje de productos y el uso de envases reutilizables o el impulso de la entrega de productos a granel y la producción ecológica.