Un momento de la presentación de la campaña “Cartagena, Destino de Seguros de Cruceros”.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena, Yolanda Muñoz, la concejal de Turismo del Ayuntamiento de Cartagena, Cristina Pérez, y la consejera de Turismo, Juventud y Deportes, Cristina Sánchez presentaron ayer la campaña “Cartagena, Destino Seguro de Cruceros” y cómo el puerto se prepara para recibir escalas crucerísticas.

En colaboración y coordinación con el resto de administraciones, y más estrechamente con Sanidad Exterior y el Servicio de Pasaje, el Puerto de Cartagena se ha preparado conjuntamente con los consignatarios, Agencia Marítima Blázquez y Bergé,  para que la llegada de cruceros sea segura tanto para los pasajeros como para la ciudad.

Además, se ha diseñado una campaña de promoción turística que se va a enviar a todos los medios especializados en comunicación de cruceros a nivel nacional e internacional y a las compañías navieras.

Yolanda Muñoz ha subrayado que “el puerto de Cartagena se ha visto afectado, como el resto de puertos, con una reducción drástica en las escalas de crucero. Las previsiones a comienzo de año era cerrar el año 2020 con más de 160 escalas y superar los 250.000 pasajeros lo que supondría un nuevo récord para la ciudad. Esas expectativas se han visto truncadas por la crisis ocasionada por el Covid-19”. 

A pesar de ello y según expertos de este sector, todos coinciden que esta nueva coyuntura traerá consigo oportunidades diferenciadas de negocio en las que van a destacar aquellos destinos especializados no masificados y centrados en la oferta de experiencias, como lo son las alternativas que ofrece Cartagena. “Nuestro puerto, nuestra ciudad, nuestra Región, ofrece ese destino cercano, no masificado y con una amplia oferta cultural y gastronómica, por lo que no podemos desaprovechar las oportunidades que nos ofrece este mercado y nos hemos preparado como un destino seguro para recibir cruceros”, ha añadido la presidenta.

Las actuaciones llevadas a cabo van desde la adecuación de la terminal a los nuevos protocolos de seguridad sanitaria, el control sanitario de los pasajeros y del personal de tierra, la formación a todos y cada uno de los empleados que acceden a la terminal hasta la certificación de calidad de las instalaciones.