Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Ambas instituciones refuerzan su alianza en acciones y proyectos conjuntos para hacer frente al cambio climático y promocionar el uso de energías renovables.

Aunque a nadie se le escapa que Autoridad Portuaria de Valencia y Ayuntamiento tienen notables diferencias en cuanto al proyecto de la Terminal Norte del Puerto de Valencia, lo cierto es que ambas instituciones han sabido dejar de lado esta polémica en muchas ocasiones y ponerse de acuerdo en una materia de gran importancia, como es afrontar las consecuencias del cambio climático.

Son numerosos los proyectos ambientales en los que APV y consistorio caminan de la mano. Ambas entidades son conscientes de esta situación. “Compartimos un espacio y estamos condenados a entendernos”. Así de claro se pronunciaba ayer el concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramón, a preguntas de este Diario. “La relación entre el Puerto y el Ayuntamiento en esta materia ya está muy reforzada”, tal y como confirmaba a Diario del Puerto el propio presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez.

Ambos representantes se pronunciaron de esta manera tras la firma del convenio para el desarrollo del Proyecto WEC (Wave Energy Converter), dentro de la iniciativa europea H2020 MatchUP. La obtención de energía a través del oleaje marino no es más que otro capítulo dentro de la alianza de ambas instituciones. Tal y como recuerdan fuentes de la APV y el Ayuntamiento de Valencia, “esta es una de las tantas iniciativas que estamos poniendo en marcha para convertir Valencia en una ciudad neutra en emisiones”, así como “para concienciar a la población y hacer visible una situación que nos afecta a todos”.

Otra de las muestras más recientes de este objetivo compartido es la participación de la Fundación Valenciaport en el proyecto Misión Climática 2030, que pondrá al servicio de la iniciativa su know how en materia medioambiental para conseguir que Valencia sea una ciudad climáticamente neutra antes de 2030 y sumarse a la red de las 100 urbes europeas que guiará al resto – con el apoyo económico de la Comisión Europea – en políticas medioambientales.

Con el objetivo a largo plazo de convertir Valencia en una ciudad neutra de emisiones antes de 2030, APV y Ayuntamiento persiguen sensibilizar y concienciar a la sociedad valenciana de la importancia de luchar contra el cambio climático

Hidrógeno

Pero hay mucho más. La presencia de la Fundación Valenciaport, como palanca en materia de innovación de la Autoridad Portuaria de Valencia, no se circunscribe únicamente a esa alianza de ciudad, sino que va más allá.

El pasado mes de octubre, y a través del Programa H2VLC -València Valle de Hidrógeno Verde- el Ayuntamiento de Valencia, la Fundación Valenciaport, la Universidad Politécnica de Valencia y la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, creaban una alianza para impulsar el hidrógeno verde en el sector del transporte y la logística en el área metropolitana y el puerto. Se trata de una colaboración centrada exclusivamente en el impulso al hidrógeno verde, es decir, aquel que se produce a través de fuentes renovables de energía, como los paneles solares o los campos eólicos.

Valenciaport ya lleva trabajando desde hace tiempo en proyectos relacionados con el hidrógeno a través de la iniciativa H2PORTS, cuyas dos derivadas más destacadas son la instalación de una estación hidrogenera en el Puerto de Valencia y el testeo de baterías de hidrógeno como fuentes de energía en maquinaria portuaria.

Futuro

La intención de Autoridad Portuaria de Valencia y Ayuntamiento es seguir ahondando en esta alianza. De hecho, tal y como adelantaron ayer desde el consistorio a Diario del Puerto, hay numerosas iniciativas que van a desarrollar ambas entidades, relacionadas con la lucha contra el cambio climático, como la instalación de árboles y pavimentos solares.

En ese sentido, se prevé que uno de estos proyectos vuelva a tener a la Marina de Valencia como escenario, tal y como aseguran desde el Ayuntamiento.

La Terminal Internacional de Pasajeros como paradigma

En los últimos años, la relación entre el Ayuntamiento de Valencia y la APV ha sido estrecha, sobre todo teniendo en cuenta los numerosos proyectos acometidos por Valenciaport que han tenido una incidencia directa en la ciudad.

Con el Parque de Desembocadura como acción más emblemática, no hay que desechar las aportaciones que ha hecho el consistorio dirigido por Joan Ribó en actuaciones portuarias que han sido bien recibidas por la propia Autoridad Portuaria de Valencia. Hay que mencionar que, en numerosas ocasiones, el propio Aurelio Martínez ha abierto la puerta a consideraciones provenientes más allá de los límites portuarios: “Si esas aportaciones son razonables e interesantes, no veo problema en que las estudiemos e incluyamos en el proyecto”.

Uno de los ejemplos más claros es el de la Terminal Internacional de Pasajeros. Hay que recordar que fue el propio ayuntamiento el que sugirió, entre otras cosas, la instalación de paneles solares en los tejados de la futura edificación o la habilitación de conexiones en el aparcamiento para posibilitar la recarga de vehículos eléctricos. De hecho, la APV hizo suyas estas recomendaciones y las incluyó en el proyecto final, e incluso dio un paso más con el aumento del valor de las variables ambientales en el pliego de condiciones definitivo.