Joaquim Llansó, vicepresidente de Foment del Treball; Mercè Conesa, presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB); y José Alberto Carbonell, director de la APB. Foto: Juanjo Martínez.
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

En su apuesta por alcanzar su objetivo “triplemente sostenible”, el nuevo Plan Estratégico del Port de Barcelona se vertebrará en tres ejes fundamentales: la sostenibilidad ambiental, la sostenibilidad económica y la sostenibilidad social. 

“Debemos alcanzar la sostenibilidad en los distintos ámbitos de manera simultánea: ambiental, económica y socialmente. No podemos crecer económicamente sin reducir la huella de carbono o sin consolidar la ocupación de calidad, por ejemplo”, destacó ayer la presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Mercè Conesa, durante la presentación del IV Plan Estratégico 2021-2025, que tuvo lugar en el Auditorio de Foment del Treball, en Barcelona.

“No podemos crecer económicamente sin reducir la huella de carbono o sin consolidar la ocupación de calidad”

Durante su intervención, Conesa, recordó que la visión del Port es contribuir a la competitividad de las empresas y generar prosperidad en su entorno. “Debemos consolidarnos como hub de referencia, como espacio multidisciplinar donde confluyen todos los medios de transporte, independientemente del origen y el destino de las mercancías”, destacó la presidenta.

3 pilares sostenibles

Para ello, la estrategia del Port de Barcelona establece dos horizontes temporales: uno a corto plazo, para 2025, y otro a largo plazo, de cara a  2040. Para alcanzar las metas contempladas en un futuro, señaló Conesa, “debemos cumplir con nuestros objetivos marcados para 2025 en los tres ámbitos”.

“Ratificamos nuestro compromiso de reducción del 30% de nuestras emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero, respecto a los últimos cuatro años”

En este sentido, Conesa detalló que “el objetivo económico es conseguir una cifra de 70.000 millones de euros en el comercio exterior en el año 2025; en materia de sostenibilidad medioambiental, tener un 50% de los muelles de contenedores y ro-ro electrificados y, en el ámbito social, incrementar el capital humano, la fuerza laboral y superar las 40.000 personas que trabajan” en el puerto.

12 objetivos estratégicos

Por su parte, el director de la APB, Jose Alberto Carbonell, fue el encargado de desarrollar con todo detalle los 12 objetivos estratégicos y las actuaciones concretas que se contemplan para poder alcanzar cada uno de ellos: descarbonizar la actividad marítima-portuaria; reducir los contaminantes que genera la actividad portuaria y las emisiones; desarrollar un nuevo modelo energético; incrementar la intermodalidad; diversificar el negocio portuario; diferenciar la oferta de servicios; atraer actividad logística; desarrollar las infraestructuras necesarias; fomentar la formación, la ocupación, el emprendimiento y la atracción de talento; fomentar la igualdad de oportunidades; integrar el Puerto en el entorno urbano y metropolitano; y garantizar la salud y la seguridad de las personas y las instalaciones.

Galería de fotos: Presentación IV Plan Estratégico del Port de Barcelona

De entre todos ellos, Carbonell señaló que “si existe un reto para la humanidad, éste es la sostenibilidad ambiental”. Y precisamente, para alcanzar este objetivo el Port de Barcelona trabaja en la electrificación de los muelles, “uno de los proyectos más ambiciosos del Port”. Además, “ratificamos nuestro compromiso de reducción del 30% de nuestras emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero, respecto a los últimos cuatro años”, agregó Carbonell.

Por otra parte, el director de la APB hizo hincapié en la apuesta del Port de Barcelona de invertir en el desarrollo de infraestructuras, con proyectos como “la construcción del complejo ferroviario más grande de Europa, ubicado en el antiguo cauce del Río Llobregat; o la creación de un nuevo parque logístico de más de100 hectáreas en el Aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona-El Prat”, entre otros.

El acto contó también con Joaquim Llansó, vicepresidente de Foment del Treball, que destacó el papel del Port de Barcelona como “pieza clave” para la economía y su “colaboración como entidad pública, con las empresas del sector privado, como ejemplo de éxito”.

Horizonte 2040

El horizonte 2021-2040 que contempla del IV Plan Estratégico del Port de Barcelona, debe servir, como destacó Mercè Conesa, como “hoja de ruta para dibujar nuevos escenarios  y señalar líneas de actuación necesarias para garantizar la competitividad del Port en el mundo global del futuro”. 

Además, prevé “disrupciones frecuentes globales y sistémicas que irán apareciendo con el tiempo, como podemos prever ya con la concentración de las decisiones de la industria marítima en pocas manos”, agregó.