El Port de Barcelona y sus terminales preparan juntos el camino hacia la transición energética.
Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

El Port de Barcelona y las terminales que operan en sus instalaciones han comenzado ya a dar pasos firmes en el camino hacia la transición energética, una estrategia en la que Port y Comunidad Portuaria van de la mano. De hecho, durante el año 2020 las 14 terminales del Port de Barcelona acogidas a las bonificaciones medioambientales invirtieron más de 1,7 millones de euros en proyectos dirigidos a descarbonizar la operativa portuaria, reducir las emisiones, generar energías renovables e iniciar su transformación energética.

Como respuesta a estas iniciativas sostenibles, el Port de Barcelona ha bonificado a estas terminales con cerca de 900.000 euros en el ejercicio 2020. En el año 2019, las bonificaciones sumaron un total de 886.000 euros y las inversiones realizadas por las terminales ascendió a 1,6 millones de euros.

«El Port promueve que las inversiones ambientales que realizan las terminales sean para reducir las emisiones de efecto invernadero gracias a medidas de ahorro o mejora de la eficiencia energética, la generación de energía renovable mediante placas fotovoltaicas o la promoción de la electrificación de la movilidad «, explica Mercè Conesa, presidenta del de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB).

Las bonificaciones medioambientales representan entre el 15 y el 20% de la tasa de actividad de cada terminal. Se trata «de unas bonificaciones muy destacables a nivel cualitativo porque de las 14 terminales acogidas está previsto que el 50% inviertan el año 2021 en el aprovechamiento de sus cubiertas para generar electricidad con fotovoltaica, facilitando así la generación de energía renovable «, añade Jordi Vila, responsable de Medio Ambiente del Puerto de Barcelona.

«Las empresas van de la mano del Port para aprovechar la capacidad de generación de energías renovables y para prepararse para su transición energética, lo cual es un aspecto clave para lograr el reto de convertirse en un puerto neutro en emisiones del año 2050», recuerda Mercè Conesa.

«Las empresas van de la mano del Port para aprovechar la capacidad de generación de energías renovables y para prepararse para su transición energética»

Más de 2 millones de euros en bonificaciones a buques

Además de las bonificaciones medioambientales que el Port de Barcelona aplica a sus concesionarios, también hay una serie de bonificaciones ambientales dirigidas a los armadores que tienen como objetivo promover la mejora de los barcos en términos de eficiencia, utilización del gas natural y baterías eléctricas, así como la reducción de las emisiones a la atmósfera. 

En este caso, las bonificaciones anuales que aplica el Port de Barcelona suman unos 2,3 millones de euros. «La idea de estas bonificaciones a los armadores es atraer a nuestro puerto los barcos más limpios y menos contaminantes, contribuyendo así a mejorar la calidad del aire en todo el entorno del Port», apunta Jordi Vila.

Desde la APB recuerdan que el Port de Barcelona fue el primero del sistema portuario que comenzó a aplicar bonificaciones a barcos por el uso del gas natural licuado (GNL) y, en la actualidad, es el único puerto del Estado que aplica bonificaciones a los cruceros para la reducción de emisiones de NOx.