La iniciativa de Factoría de Cohesión cuenta con el respaldo de Gobierno de Canarias, Cabildo de Gran Canaria, Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Cátedra Pormar y Autoridad Portuaria de Las Palmas.
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

El proyecto ‘Un puerto violeta’ echa el amarre en La Luz. Tras unos años de andadura en la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, hoy se ha presentado en la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

«El ámbito laboral portuario está muy masculinizado». Es la premisa de la que nace el proyecto «Un puerto violeta», que lidera Factoría de Cohesión, cuyo principal objetivo es favorecer el equilibrio entre géneros en los distintos sectores de los servicios portuarios. 

La iniciativa de Factoría de Cohesión cuenta con el respaldo de Gobierno de Canarias, Cabildo de Gran Canaria, Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Cátedra Pormar y Autoridad Portuaria de Las Palmas.

El representante de «Un puerto violeta», Alberto Dieter, contó con el apoyo de la viceconsejera de Economía del Gobierno de Canarias, Almudena Estévez, la consejera de Igualdad, Diversidad y Transparencia del Cabildo de Gran Canaria, Sara Ramírez, la concejala de Igualdad y Diversidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, María del Carmen Reyes, la directora de la Cátedra Pormar de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Lourdes Trujillo, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra.

En el acto se dejó constancia de la escasa presencia femenina en servicios como la estiba, amarradores, prácticos, etcétera, así como su inserción en puestos de trabajo portuarios de baja cualificación.

Estas dos circunstancias no se producen en el ámbito administrativo público, la Autoridad Portuaria de Las Palmas, donde las diferencias en número y en categorías laborales son menores, pero sí en las empresas que prestan los servicios portuarios. La directora de la Cátedra Pormar dejó una reflexión a modo de pregunta: ¿Si más de la mitad de las licenciaturas en España, hoy día, son obtenidas por mujeres, ¿por qué no se refleja en determinados sectores económicos como el portuario?