El Port Tarragona orienta su RSC a paliar los efectos del COVID-19 en los sectores sociales más vulnerables.
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

El Port de Tarragona cierra el año 2020 con un total de 44.500 euros donados a causas solidarias, especialmente hacia entidades que luchan contra los efectos de la pandemia del COVID-19. El Port ha querido orientar sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) hacia proyectos y acciones para paliar los efectos negativos de la pandemia en un momento social y humanitariamente complejo.

Los principales proyectos en los que se han distribuido los recursos económicos destinados a la RSC han sido a la atención a personas con discapacidad o enfermedad y en alimentos y atención para personas sin hogar o con pocos recursos.

Las iniciativas y asociaciones que han recibido estos recursos económicos por parte de la AP de Tarragona son Taller Baix Camp y su programa de ayuda alimentaria; la Asociación Socioeducativa Juventud y Vida con el proyecto de Comedor Social en Bonavista, o la Fundación Buenas Noches y su programa de ampliación de habitaciones para los sin techo que ha agravado la crisis sanitaria. 

Respecto a los proyectos y asociaciones para personas con discapacidad o enfermas, la APT se ha volcado con el Centro de estimulación cognitiva para el Alzheimer y Unidad de Memoria de la Fundación Rosa María Vivar. Además, el Port también ha colaborado con la iniciativa Retrobem- Nos! Conecta Con La Vida de la Asociación Mente y Salud la Muralla. 

Port Solidari

El Port Solidario, formado por un grupo de trabajadores y trabajadoras de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) también realizarán donaciones por un total de 15.000 euros a diferentes asociaciones como son Cáritas, Cruz Roja y el Banco de los Alimentos.

En el caso de Cruz Roja, los recursos aportados han servido para comprar 704 kits de higiene para el hogar. Un total de 7.040 kg de producto que se repartirán entre las familias que atienden.

Estas entidades que han estado en primera línea en todo momento, han visto como aumentaba el número de personas y de familias que solicitaban su ayuda debido a la crisis de la COVID-19 tanto durante la primera ola como posteriormente.
Por esta razón, este año Port Solidario ha orientado sus acciones a apoyar a las entidades que están asistiendo a las personas más vulnerables en un momento de gran complejidad económica, social y sanitaria.

Apoyo desde el día 1

El Port de Tarragona, desde el primer día de la pandemia, ha estado trabajando para que los afectos de esta fueran lo menos grave posible sobre las personas de la organización, la ciudadanía y las empresas.

Desde la primeras manifestaciones de la crisis sanitaria, el Port puso sus instalaciones a disposición de las autoridades sanitaria regionales para acoger un hospital de campaña o un centro de diagnóstico avanzado, en el Tinglado 1 y el Refugio 1 del Muelle de Costa.

En los meses de marzo y abril, el puerto inyectó hasta 10 millones de euros en adelanto de liquidez a las empresas y proveedores, amplió el plazo de pago de tasas portuarias (que suponía 13 millones de euros en aplazamiento de tasas) y rebajó hasta un 20% la tasa de ocupación portuaria.